Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1991/01/21 00:00

EL PLATO DEL DIA

Un nuevo estudio relaciona el consumo de carne roja con la aparición de cáncer del colon.

EL PLATO DEL DIA

Al parecer, la carne no es solo uno de los enemigos del alma, también lo es del cuerpo. A la carne roja se la ha implicado en la aparición de enfermades como la gota, la presión alta, el colesterol y la artritis, sin embargo, sigue siendo una de las mayores tentaciones alimentarias del mundo occidental. Ahora, ha sido declarada culpable de otro común y mortal mal: el cáncer del colon.

En el más completo estudio realizado hasta ahora sobre la dieta occidental, los investigadores han encontrado serias evidencias de que el consumo en exceso de carne roja y grasa animal puede influir en el desarrollo del cáncer del colon. La noticia, que ocupó las primeras páginas de los periódicos internacionales, viene a ser el puntillazo final luego de una década de advertencias y recomendaciones sobre la conveniencia de la disminución de su consumo en la alimentación diaria.
El estudio, publicado la semana pasada en el New England Journal of Medicine, fue realizado por el doctor Walter Willet, un investigador de Boston. En la investigación, se le pidió a cerca de 90 mil mujeres, de edades comprendidas entre los 34 y los 39 años, llenar un cuestionario describiendo su dieta y su historia médica. A través de un seguimiento realizado durante seis años, se encontró que 150 de ellas desarrollaron cáncer del colon.
Los resultados señalan que aquellas que consumían excesiva grasa animal estuvieron más propensas a contraer la enfermedad.

Los investigadores encontraron que las mujeres quienes consumían carne roja como un alimento básico en su alimentación diaria, estuvieron dos y media veces más predispuestas a desarrollar cáncer del colon que aquellas mujeres que la comían con moderación.

Según los investigadores, consumir otros tipos de carne, como pollo y pescado, no aumenta el riesgo. Así mismo, comer grasa vegetal o de productos lácteos tampoco parece aumentar el riesgo de cáncer del colon.

Aunque de tiempo atrás los científicos han tenido sospechas de que la dieta es un factor importante en el desarrollo de la enfermedad, el nuevo estudio es la primera evidencia directa que implica la carne roja y grasa animal con el cáncer.

El estudio apoya débilmente otro principio de la hipótesis dieta-cáncer que señala que el aumento de fibra en la alimentación disminuye los riesgos de contraerlo. En un informe para The New York Tirnes, el doctor Willet señalaba que la dificultad para obtener resultados en la encuesta acerca de los beneficios de la ingestión de fibra en la dieta se debió básicamente a que generalmente quienes comen más carne consumen menos vegetales y frutas, los cuales proveen la fibra. El estudio tampoco confirmó otra hipótesis según la cual, la cantidad de calorías que la gente consume tiene probablemente que ver con el aumento de riesgo de cáncer del colon. En el estudio de Willet, los resultados sobre la grasa animal y la carne roja fueron independientes del número de calorias que las mujeres consumían en su dieta diaria.

Por casi dos décadas los investigadores han sospechado que el cáncer del colon puede ser iniciado por lo que la gente come, sin embargo, esta es la primera vez que los investigadores encuentran una evidencia que ponga en el banquillo de los acusados a uno de los alimentos más consumidos en el mundo. Aunque los investigadores señalan que la idea no es convertir en vegetariana a la humanidad, sí señalan que es recomendable modificar los hábitos alimenticios para disminuir su consumo diario y evitar las grasas de origen animal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.