Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/18/1990 12:00:00 AM

EL TALON DE AQUILES

Tratandose de estrés cada persona tiene su punto débil. Y es ahí donde aparecen los problemas.

Es bien sabido que el estrés puede causar estragos en la salud. Pero en todas las personas no se manifiesta con los mismos síntomas. Sus efectos pueden variar considerablemente. Cada organismo tiene su punto débil, y ahí es donde aparecen los problemas.
Aunque la mayoría presenta algunos síntomas inequívocos, como insomnio, dolor de espalda y gastritis, otras personas responden a prolongados periódos de tensión emocional desarrollando problemas de la piel como acné o eczemas; o descubren que los traumas debilitan su sistema inmunológico y se vuelven propensas a las gripes y a las pequeñas infecciones. Si bien la consecuencia más común relacionada con el estres es el dolor muscular dolor de espalda, cuello tieso, dolor de cabeza-, y el cansancio generalizado, la presión que ejerce sobre muchas personas es mucho mayor que la que el sistema nervioso puede soportar, y desarrollan otros síntomas como salpullidos, gripes, dermatitis o ulceraciones en los labios.

La pregunta es por qué el estrés afecta más fuertemente una parte del organismo? La respuesta radica en una predisposición estructural orgánica. Pero si nada se puede hacer para cambiar el mapa genético, existen ciertas precauciones que se pueden tomar para hacerse menos susceptible a los síntomas relacionados con el estres. Lo importante es conocer cual es ese punto sensible: la garganta, la espalda, el estómago, el sistema inmunológico o la piel. Dormir un poco más, tomar suplementos de vitaminas (el complejo B es especialmente bueno para tiempos de estres), comer bien, suspender la ingestión de alcohol o dejar de fumar mientras pasa la crisis, son algunas de estas medidas que, aunque no evitan del todo las molestias, se pueden hacer que se presenten en forma menos fuerte: gripe en lugar de bronquitis, gastritis en lugar de ulcera, salpullido en lugar de eczemas. Pero sin duda el mejor tratamiento para combatir y prevenir el estres -emocional, físico o mecanico es botar corriente, es decir, hacer ejercicio regularmente.

Cuando el organismo está sometido al estrés por largos períodos, las consecuencias pueden ser mucho más serias. Casos severos de estrés pueden llevar a enfermedades del corazón y al cáncer. Una investigación reciente, adelantada en Inglaterra por la Fundación Imperial para la Investigación sobre Cáncer, encontró que las mujeres son mucho más susceptibles a convertirse en víctimas del estrés, y que aquellas que han sufrido cáncer del seno y han sido operadas, enfrentan serios riesgos de una recaída cuando sufren problemas de estrés. Por otra parte, nuevas investigaciones han establecido que el estrés aumenta el nivel de insulina en el organismo, lo cual puede conducir a la hipoglicemia (una baja concentración de glucosa en la sangre). También se ha demostrado que aumenta el colesterol y los trigliceridos, lo cual puede resultar en arteriosclerosis o en problemas de hipertensión. Pero quizás la parte más novedosa de este ultimo estudio es la comprobación cientifica de que una prolongada exposición al estrés espesa la sangre, lo cual deriva en una menor oxigenación del organismo. Esta es la razón por la cual muchas personas se sienten extremadamente cansadas o experimentan palpitaciones. Cuando el organismo está en alerta en forma prolongada, también la actividad de la tiroides se aumenta. Esto puede explicar ciertas tensiones nerviosas, el insomnio y hasta la perdida de peso. Otra de las condiciones más relacionadas con el estres es la ulcera peptica, con frecuencia agravada por el alcohol y el cigarrillo.

En general, el cuerpo sufre de tres clases de estres: psicológico, físico y mecánico. Es decir, que este es producido por traumas emocionales, trabajos agotadores y monótonos o por sobreutilización de algunas partes específicas del cuerpo, como en el caso de los pianistas o los atletas. Independientemente de cual sea su causa, la mayoría de las personas tienden a experimentar contracciones musculares, especialmente en el cuello, que pueden ocasionar con frecuencia dolores de cabeza, por tensión. Tambien puede producir nudos de tal forrna que se inflama el sistema nervioso.
Sin embargo, así como lo que puede producir estres en algunas personas puede no hacerlo en otras, los síntomas tampoco son siempre los mismos. Para combatir sus consecuencias, es necesario examinar la forma como cada persona lo percibe y descubrir cual es su talón de Aquiles.

-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.