Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1987/06/22 00:00

ENCUENTRO CERCANO

La vacuna contra el SIDA parece estar más cerca que nunca

ENCUENTRO CERCANO

Ni siquiera en un tema como el SIDA las noticias tienen que ser siempre malas. No hay mal que dure cien años, dice un refrán popular que, hoy, por cuenta de los últimos hallazgos hechos en la búsqueda de una vacuna, parece aplicable al apocalíptico síndrome.
En efecto, el desarrollo de una vacuna parece hoy más accesible de lo que se pensaba, según Lo afirmado por científicos dedicados a esa investigación. Según ellos, la dificultad impuesta por las diferentes y múltiples cepas del virus podría ser superada a partir del descubrimiento de ciertas características comunes a todas, que permitirían que se las atacara con los mismos anticuerpos.
"Hemos encontrado ciertos puntos débiles de los virus, y al menos tres o cuatro de esos puntos débiles son comunes a todas las cepas que sé han analizado", dijo el doctor David Ho, director de departamento de virología del SIDA del Centro Médico CedarsSinai, de Estados Unidos. Ello indica, según el mismo investigador que, "no necesitaremos desarrollar cien vacunas contra cien cepas (del virus). Es altamente probable que una vacuna pueda proteger contra muchas cepas".
Sin embargo, ahí no paran las buenas noticias. Los estudios para el desarrollo de una vacuna sintética para la hepatitis B cuyas conclusiones resultan de vital importancia como antecedente para la investigación de la vacuna del SIDA, han dado los primeros resultados positivos. El Centro de Sangre de Nueva York informó la semana pasada sobre los éxitos obtenidos en las pruebas de la nueva vacuna, creada sin el uso de virus vivos, pruebas en las que se demostró que brinda una protección equivalente a la que otorgan las vacunas desarrolladas a partir de la sangre de portadores de la hepatitis.
El doctor Cladd Stevens, director del laboratorio de investigación del Centro de Sangre, informó que la vacuna, llamada Recombivax-B, se probó en 122 infantes cuyas mádres estaban infectadas con hepatitis B. Soló el 4.8 por ciento desarrollaron la infección crónica, contra el 70 ó 90 por ciento que se hubiera pronosticado sin la aplicación de la droga.
Pero allí no paran las buenas noticias al respecto del Sindrome de Inmunodeficiencia Adquirida, aunque, como casi todo lo que se relaciona con el SIDA, sean buenas solo relativamente. Se ha detectado, por primera vez desde que apareció ante los ojos del mundo, que el ritmo de crecimiento del contagio está disminuyendo, al menos en Estados Unidos. Los indicios en ese sentido aparecieron a partir de un examen estadístico practicado sobre las solicitudes de admisión al Ejército norteamericano.
Las pruebas se realizaron sóbre 789.578 aspirantes a formar parte del estamento militar en 71 centros de reclutamiento en distintas partes del país, en el periodo comprendido entre octubre de 1985 y diciembre de 1986. Los resultados indican que el número de aspirantes que se descubrieron como seropositivos, esto es, como portadores sanos del virus, no ha tenido cambios significativos, lo que, en opinión de los expertos, es un indicio favorable sobre la evolución de la epidemia, considerada la más grave de los tiempos modernos. Entre los aspirantes de raza blanca y pertenecientes al sexo masculino, "hubo una pequeña" pero significativa declinacion" en los casos positivos, segun el informe, publicado por el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos.
Tanta belleza, como es lógico, no alcanza a contrarrestar las malas noticias. Los casos de enfermos efectivos, esto es, quienes tienen ya los síntomas del síndrome, continúan creciendo a escala nacional, según las cifras reveladas. Hasta mayo 11, se habían censado 35.518 casos de SIDA, y 20.557 muertes, para una rata de fatalidad del 58 por ciento. El panorama, pues, sigue siendo preocupante aunque, como en todos los aspectos de la vida, la esperanza es lo último que se pierde.

-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.