Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/31/1986 12:00:00 AM

FRUTAS COMO ARROZ

Para bajar de peso, no sólo está la dieta de las frutas. También existe la dieta del arroz

Si a cualquier persona le preguntan cuáles son los métodos más eficaces para adelgazar, con toda seguridad responderá automáticamente: hacer ejercicios y comer menos. Pero si la persona interrogada es alguien que está luchando contra la gordura durante muchos años, entonces la respuesta será una serie de emocionantes pruebas, combinaciones extrañas de platos y ejercicios que al final no sirve para nada.
Nunca como ahora, el problema del peso excesivo, la obesidad, se había convertido en una obsesión para millones de personas, una obsesión que en muchos casos está causando la muerte o graves daños a quienes buscan rebajar de peso en pocos días. Cada vez con más insistencia los médicos señalan todos los males que la obesidad encierra: aumenta la presión de la sangre, afecta el ritmo normal del corazón, causa artritis y problemas para la menstruación, la respiración y hasta la fertilidad. Pero cuando los gordos se enfrentan a la perspectiva de largos meses comiendo menos y haciendo más ejercicios, se desaniman, ya que para perder cien libras, una persona necesitaría un año entero y pocas personas, especialmente las que tienen que perder esas cien libras, tienen fuerza de voluntad.
Dos nuevas dietas, preparadas por especialistas en la materia, ofrecen, especialmente a los gordos perezosos e inconstantes, la oportunidad de adelgazar: una es la dieta del arroz, de la Universidad de Duke, en Durham, y la otra es la llamada Optifast, desarrollada por dos médicos, Victor Vertes y Saul Genuth, del hospital Monte Sinai, en Cleveland.
La dieta del arroz fue descubierta por accidente mientras el médico Walter Kemperer trataba un paciente con problemas en los riñones y el corazón. Lo sometió a una receta baja de sodio durante dos semanas, con arroz y frutas. La misma que había recomendado a otros pacientes en circunstancias similares. Los alimentos sin sal eliminan el problema de la retención de líquidos en el organismo y el arroz y las frutas proporcionan poco sodio y muchas proteínas. Pero el paciente no entendio bien al medico y en vez de dos semanas, permaneció con la dieta durante dos meses. Para sorpresa del doctor, cuando el paciente regresó las condiciones de su organismo habían mejorado notablemente y no se sentía afectado por la dieta seguida.
Durante los años siguientes, el régimen del arroz ha servido para reducir la diabetes, los problemas renales, la presión sanguínea y otra docena de males. Y también ha servido contra la obesidad porque la persona que sigue esta dieta, inevitablemente pierde peso, mucho peso, como es el caso de una paciente, Judy Moscovitz, quien pesando 275 libras trataba todos los métodos, hasta cuando conoció al médico citado, vendió todo cuanto tenía, se quedó con el televisor y el perro, y durante nueve meses se sometió al arroz y las frutas, recluida en una clínica, perdiendo 140 libras durante ese período, Los "arroceros", como son llamados estos pacientes, viven en la universidad de Durham y consumen sus alimentos en restaurantes especiales, donde, obviamente, sólo les sirven arroz y muchas frutas. No pueden masticar chicle. No pueden usar pasta dentífrica con blanqueador. No pueden untar las estampillas con la lengua porque reciben la sal de la goma. La orina es verificada cada 24 horas en busca de sodio, potasio, azúcar y proteínas. Los pacientes permanecen, según su problema, entre un mes y un año mientras la dieta va aceptando más adelante otros alimentos como pescados, vegetales, granos y pollo.
Si al lector le fastidia el arroz, no podría seguir esta receta porque en esas clínicas universitarias son servidas diariamente tres generosas porciones de arroz, porciones que al principio todos comen con avidez y comienzan a detestar a medida que el tiempo pasa. La comida es simple, sin grasa alguna, la mantequilla no existe ni el aceite. En la segunda parte del programa, lo del sabor del arroz es solucionado con una salsa de tomate que no tiene condimento alguno, rociada generosamente sobre la superficie blanca del grano. Cuando los pacientes, después de tanto arroz insipido, tienen al menos la perspectiva de esa salsa, se sienten en el cielo. Hasta la fecha más de 17 mil personas han participado en el régimen del arroz y cuando están listos para regresar a su vida normal, les aconsejan comer con moderación y sin preocuparse por las calorías.
La otra dieta, la Optifast se basa en la ingestión, cinco veces al día, de suplementos proteínicos en forma líquida. Para las personas que ayunan es lo ideal: siempre ha sido una forma efectiva de perder peso rápidamente, pero al mismo tiempo se pierde el calcio y los músculos se ablandan. Si el cuerpo no tiene las suficientes proteínas comienza a buscarlas en si mismo con el fin de mantener la energía.
Durante los años sesenta y setenta, existían numerosas dietas que fortalecían la práctica del ayuno, pero poco conocidas, y sólo hasta la aparición del libro The Last Chance Diet Book se hicieron populares, pero esto trajo una serie de alimentos que no ayudaban al organismo y en algunas ocasiones hasta provocaron la muerte de pacientes, afectados de arritmia ventricular. Era como si sus cuerpos hubieran devorado el corazón.
El Optifast se basa en una mezcla de claras de huevos, leche, todos los minerales necesarios y los elementos que el cuerpo necesita para mantenerse activo. Sólo se vende con prescripción médica y antes de ingerir esta dieta cinco veces al día, los pacientes tienen que pasar por una serie de pruebas, entre ellas, determinar cuál es su verdadera actitud ante la comida, ya que no podrán ingerirla en varias semanas. Cada semana, los pacientes tienen que vigilar la presión sanguínea y entrenarse para cuando, varios meses después, vuelvan a comer normalmente. Un paciente perdió 56 libras en tres meses, sin complicación alguna. Lo que más echan de menos quienes se someten a este método, es el ritual de la comida en la mesa, tres veces al día, y con el Optifast sólo tienen que beber el compuesto líquido cinco veces, y dos cuartos de galón adicionales de líquidos sin calorías.
Si a cualquier persona le preguntan cuáles son los mejores métodos para adelgazar, ya no tiene excusas, si es gordo, para no decidirse a la pérdida de algunos kilos: tiene las alternativas del arroz simple o este líquido con suplementos proteínicos. También puede salir a correr temprano por la mañana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.