Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/09/06 00:00

Igualito a papá

Según un reciente estudio, los seres humanos tienden a preferir parejas que se parezcan a sus padres.

Igualito a papá

Un estudio realizado en la Universidad Pécs, en Hungría y publicado en la revista Proceedings of the Royal Society encontró que cuando las personas buscan sus compañeros sexuales tienden a escoger personas con rasgos faciales similares a los de sus padres. Los hombres buscan compañeras parecidas a sus madres y las mujeres hombres parecidos a sus padres. En el estudio participaron 67 parejas jóvenes con relaciones estables. A estas se les sacaron las proporciones del rostro y se les midió el largo y el ancho de la cara, el tamaño de boca y nariz y la ubicación de los ojos. Lo mismo se hizo con los rostros de cada uno de los progenitores. Los resultados mostraron que las mujeres se fijan más en la nariz y en los ojos para hacer su selección, mientras que para los hombres parece que tiene más importancia la boca y el mentón. El estudio apoya la teoría de la impronta sexual que también se ve en los animales y que dice que en los primeros años los pequeños forman un patrón mental de su progenitor del sexo opuesto y basados en este escogen a sus compañeros. Se cree que esto tiene una finalidad evolutiva, ya que aseguraría una mejor adaptación de los organismos a ese medio.
 
Peligro plástico

Investigadores de la Escuela de Medicina de Yale anunciaron que una sustancia química conocida como bisphenol A, presente en envases, biberones y recipientes plásticos de uso diario, puede ser la causante de trastornos en el estado de ánimo y problemas cerebrales. Al menos eso fue lo que se observó en un grupo de monos que fueron expuestos a dosis del químico consideradas seguras para los humanos. Hallaron daños en las conexiones que determinan la memoria, el aprendizaje y los estados de ánimo. No se sabe si en los humanos se presentan las mismas consecuencias, pero las alarmas ya están encendidas. Aunque este químico se ha usado por más de 50 años, la controversia se inició en abril por un estudio del gobierno canadiense que mostraba el peligro potencial de este químico. Canadá prohibió importar objetos que contuvieran este material, y varios estados de Estados Unidos están legislando sobre lo mismo.
 
La nueva mamografía
 
Una nueva herramienta para detectar el cáncer de seno está siendo probada con buenos resultados. Se trata de la imagen molecular de seno o MBI por su sigla en inglés. La semana pasada salieron los resultados de un estudio realizado por la Clínica Mayo en 940 mujeres. Estas estaban en alto riesgo de contraer la enfermedad por sus antecedentes familiares o configuración genética. En total se hallaron 13 tumores: ocho que usaron solamente el nuevo método, uno solo con la mamografía tradicional, dos con la combinación de ambos métodos y otros dos con otros procedimientos. En el nuevo tratamiento a las mujeres se les da una sustancia radioactiva que es absorbida mejor por las células cancerosas que por las sanas. Cámaras especiales detectan un resplandor producido por esta sustancia. Esta nueva forma de detección sería complementaria a la mamografía y será especialmente útil para una de cada cuatro mujeres que tienen tejido denso en sus senos que impiden que los rayos X detecten tumores pequeños.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.