Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1984/10/15 00:00

INTERFERON: ¿NUEVA PANACEA?

En Alemania empieza a utilizarse el Interferón en el tratamiento de enfermedades virales, no dominables por otros medios.

INTERFERON: ¿NUEVA PANACEA?

Una información procedente de Alemania da cuenta de una sensación médica: la irrupción del Interferón. La doctora Rentschler Arzneimittel anuncia la licencia ampliada para su preparado Fiblaferón concedida por la Oficina Federal de Salud (BGA), de Berlín. Con el Fiblaferón se coloca en el mercado por primera vez en el mundo un Interferón en forma de medicamento.
La licencia de BGA (Oficina Federal de Salud), se extiende al tratamiento de otras enfermedades graves producidas por virus, luego de que la BGA ya en marzo de 1983 había aprobado el Fiblaferón en casos graves de herpes zóster que es producido por virus. Sólo hasta ahora, por razones técnicas de producción, pudo la Dra. Rentschler iniciar la distribución del preparado de Interferón
El Fiblaferón está admitido para el tratamiento de "enfermedades virales no dominables por otros medios que tomen un giro agobiador insoportable o que pongan en peligro la vida. Por ejemplo, para pacientes con herpes zóster que están amenazados por complicaciones peligrosas como la tan temida encefalitis, o por sordera, así como también para enfermos de cáncer que presentan además un herpes zóster grave, porque su sistema fisiológico de defensa está también disminuído".
El Fiblaferón producido de fibroblastos humanos (elemento celular del tejido conjuntivo) en enormes cultivos, ya ha podido ser utilizado con éxito contra otros virus diferentes, como el herpes simple (vesículas transparentes de origen febril o irritativo), parotiditis epidémica (paperas), varicela, condiloma (excrecencia semejante a una verruga), hepatitis B (inflamación del hígado ocasionada por transfusión o infección por inyección), así como el llamado virus de Epstein-Barras (mononucleosis infecciosa). El Interferón, segun apreciaciones hechas por científicos británicos, evita evidentemente todo tipo de resfriados cuando es aplicado directamente en la nariz.
Hoy es un hecho: el Interferón, que hace algunos años fue ensalzado como arma maravillosa contra el cáncer y luego dado al olvido, ha despertado de su sueño encantado. Casi sin que el público, que esperaba en vano noticias alentadoras, se diera cuenta, los científicos de todo el mundo fueron descubriendo cada vez más secretos de esta sustancia fisiológica activa. Hoy se sabe que no existe el Interferón. Se trata más bien de los Interferones, una familia albuminoide estructuralmente análoga (proteínas), tres de cuyos miembros han sido investigados ampliamente:
-al Alfa-Interferón de leucocitos (glóbulos blancos) con, posiblemente, 16 grupos diferentes.
-El Beta-Interferón de fibroblastos (células de tejido conjuntivo).
-El Gama-Interferón de células que participan en reacciones inmunizantes (Interferon-inmunizador).
Especialmente el Gama-Interferón despierta cada vez mayor interés entre los científicos que, sobre una base siempre más amplia, investigan las posibilidades de una terapia de Interferón para el cáncer. En cultivos celulares y en ensayos hechos con animales, según informo el profesor Herbert F. Oettgen del Centro de Cancerología Sloan-Kettering, de Nueva York, el Gama Interferón inhibe el desarrollo del cáncer de manera más efectiva que los Interferones Alfa y Beta utilizados hasta ahora.
"En ciertos casos ha demostrado ser diez y hasta cien veces más activo contra células de tumores", confirmó también el profesor Walter Gilbert, jefe de la firma internacional Biogen, con sede en Ginebra.
Desde que el profesor Charles Weissmann, en 1980, en Zurich, logró por primera vez multiplicar en bacterias coli el Interferón, mediante la manipulación de genes, han surgido a un costo de muchos millones de dólares, especialmente en los Estados Unidos, fábricas que hoy con la ayuda de la tecnología genética están produciendo grandes cantidades de Interferón. Con ello se reducirán también considerablemente los costos inicialmente muy elevados de la sustancia activa; se espera una disminución entre una décima y una centécima parte del precio actual.
Aunque la efectividad de los Interferones sobre los distintos tipos de cáncer aún no es suficientemente clara y la mayoría de los científicos piden no hacerse muchas ilusiones, algo si es cierto: los Interferones son específicamente muy efectivos contra muchos virus. "Se aprecia la extremadamente alta efectividad biológica de los Interferones", dice el profesor Holger Kirchner del Centro Alemán para Investigación del Cáncer de Heidelberg, "en el hecho de que un milígramo de Interferón puro contiene alrededor de mil millones de unidades internacionales". Y una unidad es la cantidad suficiente para reducir a la mitad la multiplicación de los virus en un cultivo de tejido.
El Fiblaferón de la firma Rentschler, un Beta-Interferón, se distribuye en frasquitos de tres, cuatro y cinco millones de unidades. Para el tratamiento de un paciente que pese 70 kilos se requiere una dosis diaria de 35 millones de unidades en forma de infusión contínua intravenosa.
Pero no todos los médicos establecidos pueden tratar a sus pacientes con esta sustancia activa. "Nosotros surtimos, dice el Dr. Obert, inicialmente sólo clínicas a las cuales el médico que ordene el tratamiento tenga que remitir a sus pacientes".
Desde comienzos del año, Alemania está produciendo Fiblaferón en una cantidad tal que alcanza para el tratamiento de mil pacientes al año.
"Con suerte dice el Dr. Obert, podremos elevar la producción de modo que alcance para 2 mil enfermos al año. Esta cantidad deberá inicialmente cubrir las necesidades, puesto que el Fiblaferón sólo está indicado en casos verdaderamente graves".
Entre tanto, los científicos de Rentschler han venido experimentando con los Interferones Alfa y Gama. "Producimos con fines investigativos Interferones Alfa y Gama partiendo de cultivos celulares, informa el Dr. Obert. Posiblemente podamos iniciar pronto los primeros estudios clínicos con Gama-Interferón producido geneticotécnicamente".
¿Cómo quiere el "enano" de Laupheim subsistir en la lucha por el mercado del Interferón contra los gigantes farmacéuticos de los Estados Unidos? El Dr. Hans-Joachim Obert tiene confianza: "Vamos a competir y lo vamos a hacer, como espero, en el lugar más destacado".

COMO SE HACE
El equipo que ha venido cosechando éxitos, en la joven empresa Bioferón, en Laupheim. Los científicos y técnicos producen mediante un proceso complejo el codiciado Fiblaferón. Este Beta-Interferón se obtiene en la incubadora (derecha) en células de tejido conjuntivo humano, las cuáles se multiplican en los llamados depósitos de bandejas, que constituyen un sistema de cultivo celular en masa.
Luego el Interferón se purifica siguiendo diferentes pasos. Aparatos se encargan de vigilar el proceso de producción (a la derecha).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.