Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/3/1990 12:00:00 AM

LA BACTERIA CONTRAATACA

La aparición de un nuevo síndrome, con síntomas de gripe pero potencialmente mortal, empieza a alarmar a las autoridades sanitarias.

Hace dos meses, la noticia de la repentina muerte de Jim Henson hiw pensar a algunos en la posibilidad de que el famoso creador de los Muppets hubiera sido otra más de las víctimas silenciosas del sida. En cuestión de horas, el organismo del artista sucumbió ante una avasalladora infección.
Las conjeturas no se hicieron esperar.
Unos días después, su familia resolvió romper el silencio acerca de su trágica y temprana muerte. Jim Henson había sido víctima de un extraño y mortal síndrome infeccioso que, desde hace un año, tiene en alerta a los investigadores del Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos. Se trata del Síndrome Estreptococal Tóxico.

De acuerdo con los estudios realizados hasta el momento, la enfermedad es provocada por un estreptococo del Grupo A. Con características similares a la escarlatina, que también es producida por este tipo de estreptococo, el Síndrome Estreptococal Tóxico no produce erupciones y se desarrolla con gran rápidez. Como en el caso de Henson, generalmente el paciente muere de neumonía. Pero ¿cómo es posible que un saludable hombre de 50 años sucumba ante una enfermedad de jardín infantil?
El doctor Edward Kaplan, una autoridad norteamericana en infecciones de este tipo, señala que los estreptococos del Grupo A son sólo una de la enorne variedad de bacterias infecciosas. Su presencia en el organismo no es extraña, pero rara vez se presentan en una forma tan agresiva. Si a esto se suma una ostensible baja de defensas del organismo en ese momento, las consecuencias son la rápida expansión de la infección. Sin embargo, advierte que un caso como el de Jim Henson es poco frecuente.

Las opiniones de los investigadores sobre el potencialmente mortal síndrome están aún divididas. Mientras algunos sostienen que se trata de una nueva enfermedad, otros creen que es el resurgimiento de la misma bacteria que a principios de siglo causó una mortal epidemia de escarlatina. Aunque ahora se cuenta con los antibióticos para combatirla, si esta virulenta variedad del estreptococo tipo A, no es diagnosticada y tratada imnediatamente, puede desencadenar una infección con consecuencias fatales.

La información que se tiene hasta ahora -y sin duda la parte más sería del asunto es que en sus comienzos la enfermedad puede ser confundida con una simple gripe. Los síntomas más comunes son fiebre, dolor de garganta y a menudo náuseas o vómito. La bacteria penetra en el organismo por inhalación o a través de una herida o una quemadura. Por lo general, se radica y consigue sobrevivir en el tracto respiratorio y casi siempre está asociada con infecciones de la garganta. Pero el estreptococo Grupo A puede causar numerosas enfermedades, desde una benigna erupción cutánea hasta otras más graves como la fiebre reumática.

Según los especialistas, una vez que la bacteria consigue un punto de apoyo, el tratamiento se hace más dificil, a pesar de la aplicación de altas dosis de antibióticos. Aunque muy raras veces el estreptococo Grupo A presenta características tan virulentas, los registros realizados recientemente sugieren un alarmante e inesperado aumento en la severidad de las infecciones ocasionadas por la bacteria, que por lo general afecta pulmones, riñones o el hígado.

Para realizar el diagnóstico, es necesario en primer lugar identificar el agente infeccioso, usualmente a través de un cultivo de garganta . Si el estreptococo resulta ser del grupo A, por lo general se formula un antibiótico, probablemente penicilina, para reducir el riesgo de complicaciones. Esto es suficiente para combatirlo en pocos días.
En una severa infección del Grupo A, a menudo se hace necesario administrarlos en forma intravenosa pero probablemente se requerirá aplicar otras terapias porque la infección puede invadir el organismo en el transcurso de un sólo día.

Lo que aún no han podido determinar los investigadores es con qué frecuencia la bacteria se convierte en mortal. Hasta ahora se sabía que el estreptococo Grupo A, era una causa muy rara de neumonía. Sin embargo, las evidencias recientes muestran que la bacteria ha alcanzado una virulencia inusitada.
Uno de los primeros informes sobre el Síndrome Estreptococal Tóxico apareció hace un año en el New England Journal of Medicine. En los 20 casos estudiados, se registró un 30% de mortalidad, lo cual es una tasa muy alta, comparada con las más comunes formas de neumonía.

Aunque los especialistas hacen énfasis en que el Síndrome Estreptococal Tóxico es en realidad una enfermedad muy rara, no dejan de advertir sobre la importancia de prestar la debida atención médica a las infecciones de la garganta. Señalan que actualmente muchas personas las pasan por alto. "En los últimos años los padres han dejado de preocuparse por estas infecciones ya que las complicaciones no son muy frecuentes. Incluso éstas han llegado a ser consideradas prácticamente como una enfermedad ocupacional en los jardines infantiles", asegura el doctor Kaplan. Las autoridades sanitarias estiman que, en épocas de invierno, entre un 5 y un 20% de los niños de un salón de clases pueden tener la bacteria, con síntomas o sin ellos. Pero los especialistas señalan que una fiebre repentina muy alta, con fuerte dolor de garganta debe ser siempre motivo de una consulta médica. Contraria a la creencia general de que las infecciones de la garganta presentan pocas complicaciones, los médicos sostienen que un gran número de problemas serios está relacionado con este tipo de infecciones crónicas, desde problemas cardiacos hasta la fiebre reumática. Además está visto que las bacterias tienden a seguir una serie de ciclos durante los cuales aumentan su resistencia a los antibióticos. Y cada vez aparecen en una forma más agresiva. Ahora, una nueva forma del temible estreptococo grupo A ha empezado a hacerle la competencia al sida.

JIMHENSON
CRONICA DE UNA GRIPE MORTAL
Cuando el 12 de mayo pasado, Jim Henson llegó a Nueva York para trabajar en un proyecto de los Muppets con la organización Disney, no imaginaba que ese sería el último fin de semana de su vida.
Su esposa contó posteriornente a la prensa: "Se sentía cansado y comenzó que le dolía la garganta" . A pesar de no sentirme muy bien, Henson y Cheryl -una de sus hijas hicieron uno de sus acostumbrados viajes a una finca de sus padres, en las afueras de Ahoskie. Este era el lugar favorito de Henson cuando quería descansar. Esa tarde de sábado la pasó agradablemente en familia.

Sin embargo, el domingo por la mañana, no quiso levantarse. Su esposa decidió dejarlo dormir un poco más, pero cuando lo llamó a almorzar, Henson alegó que no tenía hambre.
"Estaba estornudando y se veía muy fatigado. Pensamos que se había resfriado en Los Angeles.
Además, era normal que se mostrara agotado puesto que los últimos meses había estado trabajando mucho" . Henson cambió su tiquete a Nueva York para un vuelo más temprano. Una vez de regreso a su apartarnento en el Central Park, decidió recostarse para sentirse mejor al día siguiente, durante la grabación de los Muppets.

El lunes Henson comentó que había pasado muy mala noche.
"Cuando descubrió que había cancelado la cita, comprendí que debía estar sintiéndose muy mal. Y aunque hubo un momento en que comentó que sentía que se "estaba muriendo", ni él mismo lo tomó en serio ya que esta es una afirmación usual cuando alguien está enfermo" . A las 2 de la mañana Henson tenía dificultad para respirar y presentaba accesos de tos con sangre. Cheryl empezó a preocuparse y le propuso ir a un hospital. Pero él decidió que unos masajes en la espalda bastarían para ayudarle a sentirse mejor. Una de las razones de Henson para buscar ayuda médica eran sus creencias cristianas, que lo llevaron a pensar que la enfermedad se iría por sí misma. Además, a esas horas de la madrugada, no quería molestar a nadie con sus males. Finalmente, a las 4 de la mañana, a Henson le era práctiwnente imposible respirar y tenía el corazón muy acelerado. En ese momento aceptó ir al hospital.

Como el taxi los dejó lejos de la entrada del New York Hospital, Henson llegó caminando hasta la sección de urgencias.
Cuando finalmente fue examninado, su organismo daba signos de estar deteriorándose rápidamente. Las radiografías iniciales mostraron pequeños focos de infección. Al cabo de algunas horas, uno deesos focos había alcanzado los pulmones. A las 8 de la mañana, con ayuda de un respirador pero todavía consciente, ingresó en la sala de cirugía. Al anochecer en la unidad de cuidados intensivos, los médicos le aplicaban toda clase de antibióticos y hacían lo posible por mantenerlo vivo mientras la droga hacía efecto.
A la una de la mañana, del miércoles 16 de mayo, su corazón dejó de latir. Henson se convertía así en la más famosa víctima de un extraño mal llamado Síndrome Estreptococal Tóxico.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.