Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/9/1989 12:00:00 AM

LAS VERRUGAS MALAS

El papiloma resulta ser un virus mucho más peligroso de lo que se creía.

Existen más de 50 variedades del virus llamado papiloma que afecta a los seres humanos. Un tipo particular de ese virus aparece en los cánceres que se desarrollan y extienden más rápidamente, según se ha revelado en estudios científicos recientes adelantados en los Estados Unidos y revelados en la Revista Americana de Obstetricia y Ginecología.
Según los estudiosos, mientras algunos de los tipos del virus se han encontrado en cánceres, los nuevos descubrimientos revelan que la infección con el virus papiloma humano del tipo 18 es particularmente peligrosa. El virus se ha encontrado tanto en hombres como en mujeres, pero la asociación con cánceres invasivos que crecen rápidamente sólo tiene documentación suficiente en los cánceres del cuello del útero.
Este hallazgo se espera que sea de gran utilidad para que los médicos puedan identificar a las mujeres con alto riesgo de presentar cánceres de desarrollo rápido y peligroso en el útero y tal vez tumores malignos en el aparato reproductivo.
Las mujeres que están infectadas con el virus tipo 18 deberían someterse a frecuentes exámenes para detectar oportunamente, en caso de que se presenten, tejidos anormales en el cuello del útero. Los científicos que adelantaron la investigación sugieren también que el virus puede explicar por qué se encontró que algunas mujeres tienen cánceres invasivos solamente uno o dos años después de haber sido sometidas a un tradicional Pap test que no muestra señales de anormalidad alguna. Lo típico, según lo demuestra el estudio, es que la malignidad progrese durante una década o más, de tejidos no cancerosos anormales a un cáncer obvio.
El descubrimiento es el avance más reciente en la asociación que se ha venido haciendo entre el virus papiloma y el cáncer. La existencia de estos virus se conoce desde hace muchos años. Están extendidos y se conocen porque algunos causan verrugas inocuas. Pero las investigaciones más recientes han demostrado que hay muchos más tipos de los que se conocen y que algunos se encuentran con mucha más frecuencia que otros en los cánceres. Sólo nueve tipos se conocían en los comienzos de la década de los 80; en 1985 ya se habían identificado 31 y el año pasado la lista aumentó a 53. Hoy por hoy se conocen 56 tipos. Pero sólo desde 1984 ha surgido sólida evidencia que vincula algunos de esos virus con el cáncer. En los últimos años, se ha podido establecer que algunos se pueden asociar con el cáncer y que otros casi siempre son benignos.
Para muchos médicos, los virus papiloma han remplazado de lejos a los virus del herpes como posibles factores que contribuyen al desarrollo de cánceres en el aparato reproductivo.
Desde enero de este año, la Sociedad Americana del Cáncer, el Instituto Nacional del Cáncer y la Academia Americana de Obstetricia y Ginecologia recomiendan el test de Papanicolau una vez al año para mujeres sexualmente activas de más de 18 años.
En los últimos años, se ha demostrado que los virus papiloma de los tipos 16, 18, 31, 33 y 35 están presentes en un 80 ó 90% de los casos de los cánceres cervicales examinados. Pero el informe más reciente destaca el tipo 18, como una clase del virus al que hay que ponerle especial atención.
Los datos que se derivan de estos estudios son suficientes como para justificar la consideración de cada uno de los tipos del virus papiloma en forma separada, con el tipo 18 como el más cercanamente asociado con el cáncer invasivo, seguidos de los tipos 16 y 31. La evidencia resulta del análisis de las biopsias de 214 casos de mujeres en Washington y Detroit en los Estados Unidos, y San Pablo, Brasil. Los estudios fueron adelantados por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Georgetown, del Instituto Nacional del Cáncer de la Escuela de Medicina de la Universidad de Wayne, del Hospital Sinai de Detroit y de los Laboratorios de Investigación de Bethesda en Gaithersburg, Maryland.
El cáncer del cuello del útero es una de las mayores causas de mortalidad femenina por cáncer, a pesar de que cada día las mujeres son más conscientes del problema y la práctica del test Pap está muy extendida.
Sin embargo, los tests que se hacen corrientemente solamente identifican un grupo de los muchos tipos de virus papiloma encontrados recientemente en los cánceres humanos, pero no pueden identificar el tipo 18 que es el que los estudios relacionan más estrechamente con el cáncer uterino. Además, piensan los científicos que este tipo de virus debe clasificarse aparte como un virus de muy alto riesgo. El tipo 16 es de alto riesgo y otros muchos virus papiloma como el 1, el 2, el 4, el 6 y el 11 son raros, aunque ligados con el cáncer.
Las investigaciones adelantadas,especialmente en los Estados Unidos, indican que el tipo 16 se encuentra en el 40 ó 50% de los cánceres invasivos del cuello del útero, mientras que el tipo 18 se encuentra en el 15 ó 20% de los casos. Pero el tipo 18 se asocia con frecuencia con cánceres particularmente rápidos y peligrosos. El informe anota, sin embargo, que hay pocos datos biográficos de las pacientes investigadas, así que los factores de riesgo distintos de la presencia del virus no pueden ser apreciados.
Los científicos sostienen que la evidencia sugiere un fuerte componente genético. Es posible, afirman, que el virus tipo 18 tienda a infectar selectivamente a las mujeres cuyos tejidos tengan una susceptibilidad genética a desarrollar cáncer.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.