Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/2/1988 12:00:00 AM

LEVANTATE Y ANDA

La permanencia prolongada en cama representa sorprendentes riesgos

"Se trata de un virus", es la explicación más frecuente hoy en día cuando una especie de gripa de síntomas cataclísmicos mantiene a su víctima en cama por 7 días o más. Pero cuando desaparecen los malestares y el afectado se cree en condiciones de reasumir su vida cotidiana a todo vapor, debe recuperarse aún de algo inesperado: su permanencia entre las cobijas.
Poca gente cae en cuenta de las consecuencias de una permanencia prolongada en cama, pero en realidad pueden ser tan demoledoras como la enfermedad misma. Según la doctora Marilyn Rubin, quien ha venido trabajando en la materia, es radicalmente distinto el descanso en cama luego de un día de trabajo, a la permanencia forzada por enfermedad. Los investigadores han demostrado que las pérdidas funcionales resultantes de 3 semanas de descanso absoluto en cama, son aproximadamente iguales a las de 30 años de envejecimiento, si bien son esencialmente reversibles.
Los efectos principales tienen que ver con la pérdida del efecto normal de la gravedad sobre el organismo. Cuando se permanece en la posición vertical, "el cuerpo enfrenta la gravedad en una forma positiva". Los músculos del esqueleto se contraen, con lo que ejercen presión sobre las venas y los vasos linfáticos, lo que previene que los fluidos se acumulen en las extremidades inferiores. Pero cuando todo lo que sostiene al enfermo es el colchón, los músculos comienzan rápidamente a perder tono. "Luego de sólo 3 días, una persona en cama pierde plasma y calcio, secreta menos jugos gástricos, tiene menos sangre circulando por las pantorrillas y muestra algún desorden en su tolerancia a la glucosa", escribe la doctora Rubin, quien es directora de investigación de la Facultad de Enfermería de la Universidad de San Luis.
Sistema por sistema, los siguientes son algunos de los efectos más importantes del descanso en cama:
-Cambios en los fluidos corporales: Desde el primer día, la pérdida es mayor de la normal y hacia el segundo es al menos de 20 onzas. Esta pérdida es la causa del adelgazamiento temporal pero en ocasiones dramático que sufre el paciente, que se hace evidente cuando se pone en pie nuevamente. También se pierde sodio y, cuando la permanencia es más prolongada, puede también sufrirse una disminución del potasio.

-Cambios en la sangre: Luego de 8 días en cama, la sangre se coagula más rápido de lo normal. La mayor causa de dificultades es la compresión de los vasos en la parte baja de las piernas como resultado del peso de los miembros sobre la cama.
La presión ejercida en ciertas zonas del cuerpo también puede dar lugar a la formación de llagas, que resultan cuando la persona no puede cambiar de posición con suficiente frecuencia. El flujo de sangre a través de los pequeños vasos de la piel puede resultar bloqueada, con lo que algunas celulas mueren.

-Corazón y pulmones: Cuando el paciente yace boca arriba, los pulmones cambian de posición. Esta circunstancia, combinada con la mayor presión del abdomen contra el diafragma, hacen más difícil respirar.Luego de tres semanas de cama, los pulmones toman un 26% menos de oxigeno. Semejante disminución contribuye a un desbalance en el intercambio de gases, que contribuye a la fatiga asociada con el descanso en cama. Por otro lado, los cambios en los fluidos corporales afectan la función del corazón.

-Efectos hormonales: Los ciclos de secreción hormonal cambian. Después de una semana, la secreción tope de epinefrina, secretada por las glándulas suprarrenales, ocurre en la tarde en vez de en la mañana. También ocurren cambios en la secreción de insulina, de la hormona del crecimiento, de las hormonas de la tiroides y de la aldosterona, una hormona que regula los niveles de sales en el organismo.

-Calcio y huesos: El archiconocido efecto de pérdida de calcio de los huesos de los astronautas ilustra en forma dramática el resultado de una permanencia prolongada en cama. Después de 4 días en reposo, el organismo comienza a perder calcio, y se forman menos células óseas en tanto que se destruye un mayor número de células viejas. El descanso en cama multiplica por 10 la pérdida de fósforo de la parte central de los huesos.

-Sistema inmunológico: Irónicamente, mientras se trata de recuperar de una enfermedad en cama, los cambios en el sistema inmunológico hacen a la persona más susceptible de contraer otras. Tras 2 ó 3 semanas de cama, los glóbulos blancos son menos capaces de capturar microorganismos y los anticuerpos más importantes, que forman la inmunoglobulina G, son destruidos al doble del ritmo normal.

-Efectos mentales: Los efectos mentales pueden ser devastadores, especialmente si alguien normalmente muy independiente queda postrado. La angustia que provocan las limitaciones se presenta asociada comúnmente con cierta hostilidad hacia quienes cuidan al enfermo. Este se vuelve irritable, ansioso, tenso y ausente. La falta de estimulación sensorial adormece la mente y puede, en casos extremos, inducir alucinaciones auditivas y visuales. Esto se puede evitar con la lectura, televisión y una buena charla amiga, pero antes que nada, con la adecuada comprensión de las circunstancias del enfermo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.