Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/8/2004 12:00:00 AM

A la medida

No todas las personas responden igual a los medicamentos. Un examen genético ayuda a establecer las dosis útiles para cada individuo.

Con los fármacos sucede lo mismo que con los vestidos: una misma talla no le queda bien a todo el mundo. De la misma forma, hay dosis de medicamentos que son muy grandes o muy pequeñas para un organismo. Esto sucede porque hay genes que descomponen las medicinas en el cuerpo y en algunos casos presentan modificaciones que pueden convertir a una persona ya sea en un metabolizador rápido o en uno lento.

Cuando una persona sintetiza rápido un determinado medicamento la sustancia activa no alcanza a ser asimilada por el cuerpo y se elimina antes de que produzca el efecto deseado. El paciente prácticamente se queda sin tratamiento. En el segundo caso, el medicamento permanece mucho más tiempo en el organismo que el esperado, lo que provoca una especie de intoxicación con la dosis normal.

Lo anterior puede ser crítico con ciertas drogas como la Warfarina, un conocido anticoagulante que se receta para personas que sufren trombosis o que han requerido trasplantes valvulares o de órganos. Cuando se trata de un metabolizador lento, la acción de la droga es más prolongada, lo cual podría generar sangrados que ponen en riesgo al paciente.

Por eso en el mundo cada vez se impone más el concepto de solicitar el genotipo de la persona antes de suministrarle un determinado tratamiento farmacológico.

En el laboratorio de genética médica de la Universidad Tecnológica de Pereira un grupo de médicos liderados por Carlos Alberto Isaza está realizando esta prueba. Sólo se necesita una muestra de saliva, que el paciente puede tomar en su casa y enviar por correo siguiendo unas instrucciones básicas. Hay tres posibilidades de resultado: normal, rápido o lento. Sólo con las dos últimas el grupo de médicos recomienda hacer algunos ajustes. Si es un metabolizador rápido hay que soltarle al traje, es decir, doblarle la dosis y si es uno lento hay que entallarlo, es decir, darle menos. "De esta forma el medicamento queda a la medida del paciente", dice Isaza, quien en 2003 ganó un premio de la Academia Nacional de Medicina por su trabajo sobre una droga para la hipertensión.

El grupo ha estudiado más de 400 colombianos y a raíz de esta experiencia el Centro de Investigación Biomédica de España, EuroEspes, los contrató. Hasta el momento han analizado 140 genes de un grupo de enfermos de Alzheimer de dicho centro. "Estos pacientes requieren muchos fármacos y pueden tener fallas terapéuticas debido a modificaciones en el genoma", dice Julieta Henao, médica genetista y directora del laboratorio. En Colombia hacer un genotipado, como se conoce la caracterización genética, aún no es una práctica común entre los médicos, y el grupo busca crear la cultura de esta prueba dada la importancia que tiene para el paciente.

El estudio puede costar entre 80.000 y 100.000 pesos, dependiendo del gen que se quiera estudiar. Hay algunos que metabolizan hasta 25 medicamentos. Otros sólo uno, como sucede con el Omeprazol que se utiliza para el tratamiento de la gastritis.

Esta medida ayuda no sólo a proteger la salud sino también, el bolsillo del paciente pues según la modificación genética éste puede conocer el medicamento y la dosis adecuada para aliviar su dolencia sin necesidad de que padezca efectos secundarios ni gaste dinero extra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.