Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2004/03/14 00:00

¡Mil ojos!

Llega a Colombia el más avanzado sistema de diagnóstico no invasivo.

El paciente solo debe acostarse en una camilla. La cámara lentamente recorre.

Un nuevo habitante tecnológico llegará a principios de abril a reforzar la capacidad de diagnóstico de la Clínica Cardiovascular Santa María, de Medellín. Se trata de una de las más avanzadas máquinas para detectar problemas de órganos y venas, pulmones y del sistema neurovascular de manera no invasiva, es decir, sin intervención quirúrgica.

La máquina, conocida como el tomógrafo Tcmd (de 16 canales) marca General Electric, es un escáner de 16 detectores con los cuales logra rápidos y más certeros diagnósticos. Se trata del más avanzado de los equipos de escanografía helicoidal que existe y será una herramienta inmejorable para la investigación y prevención médica que se realiza en el país.

La especialidad de esta clínica es el manejo de los problemas del corazón y del área neurovascular (enfermedades que continúan teniendo el mayor impacto de mortalidad en el mundo), y será en esta área donde tendrá su principal aplicación. Sin embargo, la tecnología de las imágenes adquirida con el tomógrafo puede ayudar a las pesquisas de otros especialistas; por ejemplo, para detectar lesiones tumorales y del colon sin necesidad de las molestas laparoscopias, el cateterismo o las biopsias. Simplemente hay que acostar al paciente en una camilla y mientras tanto el equipo va recorriendo su cuerpo. En una pantalla el médico puede observar el organismo con un nivel de detalle asombroso.

"Con este equipo es posible estudiar los órganos en movimiento, como el corazón y sus arterias coronarias. Por su rapidez puede definir tejido cardíaco que no funciona. Así mismo permite estudiar las arterias coronarias y mostrarlas en toda su extensión, cuantifica la obstrucción y mide el grado del daño. Además permite detectar en los pacientes asintomáticos problemas latentes y gracias a ello es posible prevenir infartos", aclara el cardiólogo Samuel Jaramillo.

En 35 minutos el médico obtiene el resultado del examen y puede recetar el tratamiento requerido sin tardanza. Este examen tendrá el cubrimiento de las EPS. Lo anterior redundará en un ahorro en tiempo ya que el examen dura apenas 10 minutos, y en dinero, porque su costo no implica cirugías, ni laparoscopias ni cateterismos (un cateterismo requiere hasta cuatro profesionales de la salud, incluyendo al especialista) y por lo tanto no requiere anestesia, ni medicamentos ni equipo quirúrgico. El costo del examen podría estar alrededor de los 500.000 pesos, según comentó María Cecilia Franco de Salazar, gerente de la entidad. La inversión para su adquisición alcanzó los 4.000 millones de pesos.

Esta compra le representa a Colombia un gran avance ya que sólo existen cuatro de estos aparatos en Latinoamérica, entre los cuales están el de la Clínica Cardiovascular y el de la Clínica Medellín, y sólo 14 en Estados Unidos. Esto representa estar en primera línea en materia de escanografía para la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades cardiovasculares, de los pulmones y del sistema neurovascular en Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.