Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1989/12/25 00:00

OJO POR OJO

10 millones de personas en el mundo esperan por un donante para recuperar la visión.

OJO POR OJO

Mientras usted lee este artículo, millares de personas esperan ser operadas para recuperar la visión. Son pacientes que sufren ceguera corneal reversible. Y si hay algo más dramático que la pérdida de la visión, quizás sea el no poder recuperarla por falta de un donante. Paradójicamente, mientras el mundo se maravilla del avance médico logrado con los trasplantes, pocas personas hacen algo para concretar esa realidad.

Aunque generalmente se piensa que el trasplante de córnea es un logro de los albores del siglo XXI, lo cierto es que los Bancos de Ojos existen desde hace cuatro décadas. Actualmente la Asociación Panamericana cuenta con 50 de ellos. Pero son bancos con pocos fondos, si se tiene en cuenta que en este momento 200 mil latinoamericanos, que sufren ceguera corneal reversible, dependen de un donante que les devuelva la visión.

Este tipo de ceguera se produce cuando la córnea, que es una especie de ventana situada en la parte anterior del ojo, se nubla a causa de una inflamación severa, una lesión, la quemadura con productos químicos o por un defecto congénito. La operación, de alta microcirugía, consiste en remplazar un segmento de la córnea defectuosa, semejante a un lente de contacto, por un disco de tejido sano. Y no existe un material sintético que pueda sustituir ese tejido que restablece la visión. La única forma de obtenerlo es la donación de la córnea de alguien que acaba de morir. Y la única forma de que estas puedan ser donadas es que cada persona comunique a sus familiares y amigos que desea hacerlo. Porque son ellos quienes van a cumplir su deseo.

Las córneas deben extraerse durante las seis horas siguientes a la muerte del donante. Contrario a la creencia general, extraer las córneas no significa "sacar los ojos", y la extracción de esa pequeña zona de tejido no altera el aspecto de la persona. Ese tejido corneal se puede conservar en un fluido especial por algunos días. El Banco de Ojos actúa como un laboratorio que recibe, estudia, conserva y lo distribuye, gratuitamente, a los médicos que realizan trasplantes de este tipo.

Según un informe de la Asociación Panamericana de Bancos de Ojos, todas las córneas, sin importar la edad, sexo o raza del donante, pueden ser trasplantadas. Incluso las personas ciegas por otras anomalías y las que han sufrido operaciones oculares pueden ser donantes.

Los bancos de órganos no escatiman esfuerzos en la tarea de derrumbar mitos y creencias para que los familiares permitan la extracción de órganos en los seres queridos. Sin embargo, las donaciones son mucho menores que las demandas. Por eso, se ha establecido el Día Panamericano de la Donación de Córneas, que se realizará el próximo 9 de diciembre. Ese puede ser el primer paso para que otra persona recupere la visión, porque, al fin y al cabo, de nada le servirán después "esos ojos que se ha de tragar la tierra".--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.