Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1989/12/04 00:00

Olé, olé

Según la medicina naturista, ciertos olores son beneficiosos para la salud.

Olé, olé

El viejo remedio de las abuelas de inhalar eucalipto para descongestionar las vías respiratorias ha sido rescatado, corregido y aumentado por una nueva técnica de la medicina alternativa, según la cual los aromas y esencias contribuyen a mejorar no sólo la salud, sino el estado de ánimo. Aromaterapia es el nombre de esta rama de la medicina naturista, que viene a sumarse al auge otorgado en Occidente a técnicas tradicionales y milenarias como la homeopatía, la acupuntura o la digitopuntura, que en la última década dejaron de ser las hermanas pobres de la medicina ortodoxa para convertirse en aliadas de la calidad de vida a las que la ciencia, a regañadientes, ha tenido que dar la razón.
Aunque se trata sin duda de una sofisticada forma de terapia, el principio no es nuevo, se basa en un recurso utilizado en la antiguedad para curar enfermedades. Sus practicantes aseguran que "restablece el balance del organismo". La técnica combina el uso de aceites y esencias y el poder del sentido del tacto y del olfato. A través de masajes y la inhalación de vapores y aromas se ha probado obtener efectos favorables tanto para el sistema nervioso como para el sistema inmunológico.
Durante el tratamiento las esencias aromáticas producen moléculas odoríferas. Estas son recogidas por la nariz e interpretadas como un olor conocido por las partes especializadas del cerebro, por ejemplo, aquellas asociadas con la serenidad. Según los expertos, "es la inhalación la que afecta al cerebro"; esto quiere decir que si un olor es relajante, se inicia una respuesta sicológica concordante.
Es por ello que un tratamiento de aromaterapia requiere de la historia clínica completa del paciente para determinar cuáles son las mejores esencias para cada persona.
Los aceites esenciales se derivan de diferentes plantas. El aromaterapista realiza un masaje corporal con el aceite específico, concentrándose en los tejidos conectivos, los puntos de presión utilizados en la acupuntura o la digitopuntura, y el sistema de drenaje linfático. La aromaterapia puede tratar con éxito problemas de la piel y digestivos; también es efectiva en el tratamiento de algunos desórdenes emocionales, como la depresión, la ansiedad y el estrés. El aceite de lavanda, por ejemplo, puede ser efectivo para combatir los dolores de cabeza producidos por la tensión; también para relajar los músculos o tratar las gripas frecuentes. Una mezcla de mandarina, pimienta negra y cedro rojo es un excelente descongestionante del sistema linfático y puede ayudar en los problemas de retención de líquidos, celulitis y mala circulación. Asímismo, esencias de vetiver y manzanilla son excelentes para distensionar el sistema nervioso y combatir la depresión.
Aunque no se tenga acceso a un aromaterapista, los especialistas señalan que unas gotas de aceite en el agua del baño, en una taza de agua caliente o un masaje corporal con esencias también ayuda a recuperar el equilibrio de cuerpo y mente. Así que una buena fragancia no sólo es ahora un requisito para el atractivo personal sino también para conservar la salud.
EL PODER DEL OLOR
- Depresión: aceite de rosas, palo de rosa, geranio y bergamota.
- Retención de líquidos: naranjala, aceite de limón, cedro rojo o mandarina.
- Tensión muscular: lavanda y romero.
- Problemas digestivos: yerbabuena.
- Para recuperar energías: aceites cítricos y romero.
- Para rejuvenecer: aceite de sándalo y pachulí.
- Antídoto para el estrés: jazmín, azahar e hinojo.
- Para recuperar la serenidad: nuez moscada, albahaca, mejorana y vainilla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.