Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/08/16 00:00

Peligro: carga pesada

Un estudio mostró los riesgos que corren los niños en edad escolar por cargar morrales con exceso de kilos.

Peligro: carga pesada

Cargar muchos libros en la maleta no sólo no hace que los niños sean buenos estudiantes, sino que puede acarrearles problemas de espalda en el futuro. Una investigación del laboratorio de Biomédica Digital de la Universidad Manuela Beltrán encontró que el peso ideal del morral de un escolar de entre 6 y 7 años es de dos kilos, lo que equivale a dos libros de 100 páginas, dos cuadernos y un pequeño bolso para colores y lápices. Para quienes superan esa edad, la indicación es de seis kilos.

Los investigadores constataron que la mayoría sobrepasa este límite. Hallaron, por ejemplo, el caso de un niño que llevaba a diario 7,5 kilos, que correspondían al doble de lo que su espalda y su columna podían soportar.

Las consecuencias de esto pueden ser graves en el futuro. "Cuando se cargan morrales pesados, los discos de la columna vertebral, que separan las vértebras, tienden a aplastarse. Hay dolor, pero los daños graves no se ven hoy, se comienzan a notar con el paso de los años", dijo Diana Gutiérrez, directora del laboratorio.

Los primeros síntomas aparecen con problemas de postura cuando la espalda no puede mantener su verticalidad. Esos son los famosos niños encorvados a quienes las mamás constantemente les dicen que no se joroben.

Algunos creen que la solución a este problema es comprarles una pequeña maleta de ruedas, pero el estudio asegura que estas también pueden ser dañinas. "Cuando un estudiante arrastra este tipo de equipaje con más de ocho kilos, se expone a que se aceleren lesiones en el manguito rotador, un tendón grueso del hombro que permite lanzar una pelota o ponerse una camisa", señala el estudio.

El llamado que hacen los especialistas es a los padres y a los colegios para que vigilen esta situación, ya que en Colombia, a diferencia de algunos países de Europa, no existe ninguna norma que la regule. Y a que estén atentos, ya que cualquier dolor en la espalda de un niño es una señal de alarma. 
 
Tristeza liberal
 
El estereotipo de la gente que tiene posiciones políticas conservadoras es el de personas hurañas que viven renegando por cualquier cosa y pensando en que todo tiempo pasado fue mejor. Por su parte, la imagen de los liberales es la de gente jovial y con actitud positiva. Pero un estudio de la Universidad de Nueva York encontró todo lo contrario: los conservadores son más felices que los liberales. El trabajo, realizado por los sicólogos Jaime Napier y John Tosh, trató de explorar la causa de este fenómeno y halló que los liberales tienen más problemas cuando ven las injusticias sociales. Si hay una crisis de transportadores, por ejemplo, el conservador tiende a pensar que se debe a que el gremio hizo malos negocios, al tiempo que el liberal lo vería como un problema que debe ser solucionado por el gobierno. “El resultado: los conservadores se preparan un martini y se van al club, mientras los liberales se quedan en sus casas escribiendo cartas de protesta”, dijo Napier.
 
Humectantes y  cáncer
 
Un estudio realizado en ratones por el laboratorio de investigación en cáncer Susan Lehman Cullman de Estados Unidos encontró que cuatro conocidas cremas humectantes promovían la aparición de tumores en la piel de los animales. Para el estudio se utilizó un modelo de este tipo de cáncer relacionado con el sol, que mostró que la aplicación frecuente de cada uno de estos productos provocaba más tumores y un crecimiento más rápido. “Esto fue totalmente inesperado”, dijo Allan H. Conney, líder de la investigación. Lo más sorprendente es que los investigadores estaban listos para usar una de estas cremas como base de la cafeína tópica, que se utiliza para prevenir la enfermedad en animales. Los expertos usaron ratones afeitados a los que les irradiaron luz ultravioleta dos veces por semana durante 20 semanas para asegurar que en el futuro adquirieran cáncer. Luego, al aplicar la crema durante cinco días a la semana por 17 semanas, se encontró que estas incrementaron en porcentajes muy altos el número de tumores.
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.