Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2003/07/21 00:00

Pura pereza

Un estudio dice que la llamada menopausia masculina no es más que flojera.

Pura pereza

Desde que se supo que los hombres también sufrían un síndrome parecido a la menopausia se han hecho estudios y escrito libros sobre el tema. Compañías farmacéuticas han diseñado drogas y especialistas han abierto institutos para tratar a aquellos que sufren de los síntomas de la andropausia, que pueden ser depresión, disminución de la libido y ráfagas de calor. Pero ahora científicos estadounidenses afirman que lo que por años se ha considerado un cambio importante en la vida reproductiva del hombre no es más que pereza causada por malos hábitos de salud, como exceso de peso, cigarrillo y demasiado alcohol. Basado en sus propios estudios el profesor John McKinlay, del New England Research Institute, afirmó que los hombres no sufrían de un descenso en sus niveles de hormonas, como sí sucede con las mujeres. Los cambios en ellos se deben a malos hábitos que alteran el nivel hormonal. Así mismo enfermedades como la diabetes, problemas coronarios y depresión tienen un impacto mayor en las cifras de testosterona que el envejecimiento en sí. El estudio del científico se basó en datos del Massachusetts Male Aging Study (Estudio de envejecimiento en hombres) que observó a 1.700 personas del sexo masculino. En esta muestra encontró que los niveles hormonales de los hombres disminuyen gradualmente, un 1 por ciento al año aproximadamente, y que no había evidencia de existencia de un síndrome. "Las compañías farmacéuticas están aprovechándose de la creencia que tienen ciertos hombres de la necesidad de tener una terapia de reemplazo hormonal, afirmó McKinlay. Están buscando una enfermedad para producir nuevos tratamientos", agrega. Como era de esperarse, los miembros de la Sociedad de Andropausia atacaron el estudio y dijeron que por un solo estudio no se puede afirmar que la menopausia masculina no exista. De todas maneras el debate está abierto y sólo más investigaciones podrán definir si se derrumba uno de los mitos más importantes sobre salud masculina forjado a finales del siglo XX.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.