Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/18/1990 12:00:00 AM

QUE AGUANTE TIRONES

Esta popular forma de medicina natural parece haber dado en el clavo para curar el dolor de espalda.

Hay un poco de asombro y de incredulidad en todos los pacientes, cuando el médico se detiene a constatar si sus orejas estan a la misma altura. "Que diablos tiene que ver el dolor de espalda con unas orejas equidistantes" Finalmente, cuando después de algunas sesiones de enderezamienlo el paciente empieza a entender en que consiste la quiropráctica, al mismo tiempo descubre sorprendido cómo sin medicamentos ni dolorosos tratamientos, apenas con unos cuantos jalones y tirones, el dolor de espalda desaparece como por arte de magia. Sin embargo, no hay nada mágico en esta vieja ciencia que ahora se revela como una de las más novedosas técnicas de curación dentro de la medicina natural. Con casi cien años de existencia, el arte de curar mediante la manipulación de las articulaciones, se basa en la teoría de que todas las enfermedades tienen por causa algún trastorno del sistema nervioso.

Esta práctica, que durante décadas ha estado bajo la mirada escéptica de la medicina tradicional, ha ido imponiendose como alternativa gracias a sus espectaculares resultados, especialmente en el tratamiento de problemas ligados con la columna vertebral. Actualmente, más de un millón de ajustes quiroprácticos son efectuados cada día por los 62 mil especialistas que ejercen en el mundo y, según las encuestas, el 90% de los pacientes se encuentran satisfechos por los resultados de esta forma de medicina natural, basada en el estudio de ese apilamiento de vertebras que une la pelvis con el cráneo y el sistema nervioso con los órganos.

Una vez que el especialista ha hecho un estudio minucioso de los desequilibrios del esqueleto, se inician las sesiones de manipulación de las articulaciones. El especialista recurre a la quinesiterapia, metodo utilizado por los atletas de más alto nivel para encontrar su máxima forma muscular posible. El ajuste quiropráctico se logra a través de movimientos suaves, indoloros y precisos (la articulación no es forzada jamás), que devuelven al cuerpo ese equilibrio que permite a los órganos funcionar normalmente. Y aunque parezca arte de magia, estas manipulaciones curan lumbagos, ciatica y otros problemas mayores de espalda; ayudan a aumentar y mantener la capacidad de trabajo, impiden la aparicion de ciertas enfermedades o retardan la progresión de otras, como la artrósis.

El secreto de la quiropráctica radica en que el diagnóstico no se limita a la constatación a tratamiento de un dolor o de una mala posición. Tambien va ligado a descubrir el origen del "mal". Ese desequilibrio inicial que, por un fenómeno de reacción en cadena, ha terminado por manifestarse en un sitio preciso. "Intentar vencer un mal de espalda sin considerar el huevo sacro o el cráneo, es como esforzarse por templar las cuerdas de una raqueta de tenis sin prestar atención al marco", escribe el especialista francés Jean Paul Pianta en su libro "Viva bien con su espalda". "Para que manipular su espalda por un dolor lumbar, si el origen del mal proviene de la mandíbula o el pie? Para que administrar drogas para un dolor en el brazo o en las piernas, cuando en un esguince de tobillo mal cuidado lo que perturba el equilibrio?".

La quiropráctica es una medicina minuciosa. es en traumatismos ínfimos dónde está el origen de casi todos los males humanos. Pequeñas luxaciones raramente visibles en las radiografías, que desequilibran el esqueleto e impiden a los órganos funcionar normalmente. El arte del quiropráctico consiste en descubrir el menor índice de desequilibrio, y lo hace a través de la observación directa. Al contrario de la mayoría de exámenes de la medicina tradicional radiografías, escanografías, auscultaciones, que inmovilizan la columna, el quiropráctico observa la forma de caminar, de sentarse o de levantarse del paciente. Ubicado detrás del paciente, en posición del pie el médico inicia el exámen constantando la altura idéntica de las orejas, de los hombros, de loas caderas, de las rodillas. Estudia la perfectam simetría del cuerpo a través de la observación del triangulo del talle, la posición de los pies, la manera de abrir la boca. Luego le pide al paciente que camine.

Un paso más largo que el otro, la cabeza ligeramente inclinada, un hombro un tris más levantado y el especialista empieza a seguir los eslabones de una cadena, encontrar el origen del problema. Un pie plano puede, por ejemplo, provocar indirectamente el rechinamiento de los dientes. Un mal contacto dentario puede estorbar el proceso de masticación y deglución. De la misma forma, tragar mal tiene una incidencia directa sobre el equilibrio muscular de la nuca. Y esta tensión, puede a su vez ocasionar una ligera inclinación de la cabeza...Entonces, vistos de espalda, los pabellones de la oreja no estarán a la misma altura. Por eso no es absurdo que el médico pretenda curarle ese terrible dolor de espalda iniciando su diagnóstico con un exámen detenido de sus orejas.

LA ARMONIA DEL CUERPO
Punto por punto, el quiropráctico mide y evalua cada musculo del cuerpo para encontrar el origen del desequilibrio, que es la causa de muchos males.

OMOPLATOS
Una espalda muy redondeada acarrea una serie de reacciones: la cabeza no esta derecha, la respiración es poco profunda y el trabajo cardíaco es imperfecto.
Rectificar la espalda significa también rectificar la posición de los hombros, la nuca y la pelvis.

TRIANGULO DEL TALLE
Si el espacio no es el mismo a derecha e izquierda, significa que los musculos de la pelvis o de la base de la espalda trabajan desigualmente. Estimulando el lado mas débil, se restablece el equilibrio.

CADERA
Soporta todo el peso del tronco. Sus articulaciones son sometidas a enormes presiones que la cadera resiste si la carga está bien repartida. Una presión anormal a un lado, asi sea ínfima, multiplicada por millones de pasos, prepara el terreno de la artrósis.

RODILLAS
Una mala posición incide en la repartición del peso del cuerpo sobre la articulación. Para corregir esta situación los musculos del muslo y después los de la pelvis y de la espalda son obligados a contraerse anormalmente, ocasionando todas las nefástas consecuencias de una mala posición.

OREJAS
Deben estar exactamente a la misma altura. En caso contrario, la cabeza está mal colocada en relación con el torso y se inclina ligeramente a un lado o al otro. Entonces la tensión muscular es desigual, perturbando el juego articular de la nuca y los hombros.

HOMBROS
Igualmente, si no estan a la misma altura hay que buscar la razón, que puede estar en un problema a nivel superior (descuadre de la mandíbula o de la nuca) o en el nivel inferior en la pelvis o en las piernas).

VERTEBRAS
En conjunto, son capaces de realizar una asombrosa gama de movimientos. Pero si una de ellas esta afectada, toda la columna es puesta a prueba y ese desequilibrio amenaza toda su estructura.

PELVIS
Los gluteos, poderosos musculos, permiten al cuerpo mantenerse de pie y caminar. Si ellos no hacen la misma "fuerza" a los dos lados, la pelvis se desequilibra. Los 144 musculos de la columna vertebral deben entonces esforzarse para compensar esa desigualdad.
Esto se traduce en un trabajo permanente que, en ciertas posiciones, como cargar objetos pesados, pueden llevar a la larga a un traumatismo.

PIES
Capaces de soportar un peso varias centenas de veces superior, cuando son demasiado planos o arqueados, o estan volteados hacia el interior o hacia el exterior, mal calzados o lastimados, la armonía muscular, articular o de ligamentos se perturba y la estructura corporal se desequilibra progresivamente.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.