Domingo, 22 de enero de 2017

| 2007/04/14 00:00

¿Vidas pasadas? No, mala memoria

La ciencia encuentra una posible respuesta para quienes tienen la sensación de haber tenido existencias anteriores

¿Vidas pasadas? No, mala memoria

Un grupo de sicólogos de la Universidad de Maastricht, Holanda, parece haber descifrado por qué algunas personas creen haber tenido otras vidas o son la reencarnación de personajes famosos. Todo parece indicar que se trata de un problema de memoria, pues sus cerebros son incapaces de determinar la fuente de un recuerdo y lo asumen como una experiencia vivida.

Para probar su hipótesis, Maarten Peters, director del estudio, reclutó a un grupo de pacientes que utilizaban la hipnosis como tratamiento para recordar sus vidas pasadas. Peters les pidió que recitaran una lista de nombres desconocidos para ellos. Al otro día les mostró una lista que incluía nuevos nombres, los que les había dado la jornada anterior y nombres de famosos.

Los investigadores encontraron que aquellas personas que dicen haber tenido una vida pasada confundieron más los nombres aprendidos el día anterior y los asociaron con personajes famosos. Esto significa que tienen un problema al determinar la fuente original de un recuerdo. En este caso, no sabían que habían sido ellos mismos quienes habían dicho esos nombres el día anterior.

Este problema les lleva a archivar falsas memorias. Una vez éstas se han fijado en el cerebro y se vuelven familiares, pueden fácilmente convertirse en un recuerdo tan vívido, que se toma como propio.
 
***
 
Juego sucio
 
Un estudio realizado por investigadores ingleses mostró que la exposición a ciertas bacterias como la mycobacterium vaccae, que se encuentran regularmente en el piso y que se podrían catalogar de amigables, ayudaría a mejorar la salud y la calidad de vida de las personas. Esto se debe a que el organismo desarrolla un sistema inmunológico más fuerte cuando tiene contacto con estos agentes. El trabajo consistió en exponer a pacientes con cáncer de pulmón a dichas bacterias. Luego se hizo lo mismo con ratones. Los resultados en ambos casos mostraron un incremento en el nivel de la serotonina, una hormona relacionada con la sensación de bienestar y placer, a menudo llamada el químico de la felicidad. El trabajo ayuda a comprender por qué las personas con un sistema inmunológico desbalanceado tienen más riesgo de desarrollar depresión.
 
***
 
Guerra al neumococo
 
El streptococcus pneumoniae es el nombre de pila de una bacteria mejor conocida como neumococo, el temor de padres y pediatras porque causa estragos entre los recién nacidos. Cuando ataca, ocasiona enfermedades graves como meningitis, neumonía y sepsis, que cada año provocan la muerte de más de un millón de niños menores de 5 años en el mundo, especialmente en países en vía de desarrollo. En Colombia se presentan 200.000 casos de neumonía al año, de los cuales 42.000 podrían ser causados por esta bacteria. Se calcula además que entre el 20 y el 30 por ciento de los 10.000 casos de meningitis serían causados por el neumococo.

Desde hace unos años existe una vacuna para prevenir la infección por neumococo, pero debido a su costo, muchos gobiernos no la han incluido en su programa de inmunización.

A pesar de ello, la Organización Mundial de la Salud acaba de emitir una posición frente al tema en la cual aconseja priorizar la inclusión de dicha vacuna. La organización cita un análisis hecho en febrero pasado en el cual se demostró que el uso de este medicamento evitó la muerte de 262.000 niños de entre 3 y 29 meses en los 72 países donde se realizó el estudio. "Si cada niño pudiera ser vacunado según el cronograma propuesto, 470.000 muertes se podrían prevenir al año", dice el informe. En Colombia se han asignado partidas para la población en riesgo, es decir, niños de escasos recursos con bajo peso, pero aún no se ha incluido en el cuadro regular de vacunación. "Si se cubriera toda la población -afirma Héctor Zambrano, secretario de Salud del Distrito-, tendría un impacto importante en la salud pública", no sólo por el costo en vidas, sino en el de atención, pues un solo caso de meningitis por año es de más de cuatro millones de pesos, según cálculos de Wyeth, empresa que desarrolló y fabrica la vacuna. No obstante, Zambrano piensa que además de la vacuna, es importante trabajar en prevención y en otras estrategias como el desarrollo del sistema de aseguramiento y el seguimiento a los afiliados, pues se trata de vacunas que requieren dos o más dosis.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.