Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/28/1989 12:00:00 AM

VITAMINOMANIA

Consumir suplementos vitamínicos no siempre es una medida saludable: los excesos pueden ser más peligrosos que las deficiencias.

El boom de la salud que se vive actualmente ha derivado en una serie de excentricidades alimentarias que han llevado al consumo inadecuado y sin control de complejos de vitaminas y minerales, automedicados, como una forma de prevenir y curar enfermedades. Por otra parte, no es extraño que aquellos amantes del deporte, que no fuman ni beben sean, por culpa de un régimen alimenticio desequilibrado, víctímas frecuentes de estrés, depresión y fatiga. Lo que sucede es que cambiar las papas por una ensalada o el vino por el jugo de tomate no significa que se esté cumpliendo en materia de nutrición. Prescindir de un grupo de alimentos por rebajar unos cuantos kilos puede llevar a una descompensación del organismo.
Una deficiencia seria de vitaminas -avitaminosis- puede presentarse cuando se siguen dietas prolongadas muy bajas en calorías, cuando se sufre alguna enfermedad o después de una intervención quirúrgica y durante el embarazo, debido a que el feto necesita gran cantidad de ellas para su normal desarrollo; sin embargo, normalmente el organismo posee una reserva que le permite hacer frente a esas situaciones.No obstante, existen otros agentes agresores que pueden contribuir al desgaste de esas reservas. Ellos son principalmente el estrés, el abuso del tabaco y del alcohol. A los fumadores, y aún a las víctimas del humo de los fumadores se les recomienda aumentar el consumo de vitamina C para compensar la pérdida producida por esta causa. Otro factor que contribuye a agotarlas son los antibióticos que reducen la flora intestinal, que es la que sintetiza la vitamina K. Igualmente, cuando se siguen dietas para adelgazar se debe tener en cuenta que al suprimir algunos alimentos se pueden presentar deficiencias en el consumo de vitaminas y oligoelementos. Por ejemplo, quienes eliminan alimentos como la papa, pasta, legumbres secas, cereales y granos, pueden sufrir carencia de vitaminas del complejo B. Igualmente sucede con la vitamina A si se suprimen todas las grasas. Y aquellos que dejan de comer frutas para reducir el consumo de azúcar pueden presentar una deficiencia de vitamina C, que limita la absorción de hierro en el organismo.
Aunque las vitaminas sintéticas son iguales a las naturales, y esos "cocteles" de vitaminas pueden compensar en parte la pérdida que sufre el organismo por causa de la agitada vida moderna, los nutricionistas y dietistas están de acuerdo en que la mejor forma de consumir las vitaminas es en los alimentos. El aporte de una dieta balanceada es, al decir de los expertos, suficiente para el buen funcionamiento del organismo y, en general, no son partidarios del consumo indiscriminado de complejos vitamínicos. "En primer lugar, porque la acumulación que hace el organismo es muy poca. En el caso de las vitaminas hidrosolubles (solubles en agua)-las del complejo B y la C- no son almacenadas. El organismo utiliza lo que necesita y elimina el exceso a través de la orina.En segundo lugar ,existe el grave riesgo de sobrepasarse en el consumo de vitaminas, lo cual puede ocasionar problemas que son tan serios como las deficiencias", afirma la nutricionista y dietista Carolina Camacho Mackenzie.Y agrega:
"Si bien es cierto que en algunos casos específicos, ya sea por una patología agregada o por estar la persona en algun estado especial -embarazo, enfermedades específicas, deportistas con entrenamientos fuertes, menopausia, etc.- es necesario el uso de complejos vitamínicos, estos deben tomarse bajo prescripción médica por el riesgo que representa una hipervitaminosis". Por ejemplo, la ingestión prolongada de dosis masivas de vitamina C, entre 5.000 y 15.000 mg al día,puede producir efectos perjudiciales, tales como náuseas seguidas de diarrea crónica; además,puede interferir en un tratamiento con anticoagulantes.
Al parecer, tratandose de vitaminas se debe ser tan cuidadoso con la cuenta bancaria, porque los saldos en rojo son tan peligrosos como los sobregiros. Por ejemplo, se aconseja a las mujeres que toman pastillas anticonceptivas no exceder el consumo de vitamina C, ya que en dosis excesivas esta puede incrementar los efectos secundarios de la píldora. Aunque el organismo posee un sistema de regulación capaz de eliminar el exceso de vitaminas, esto sucede sólo en el caso de las hidrosolubles. Aquellas que son liposolubles (solubles en grasa), como es el caso de las vitaminas A, E, D y K, que en exceso son tóxicas, no se eliminan, sino que se acumulan en el hígado o en el tejido graso. El exceso de vitamina A en el organismo puede conducir a una anorexia, trastornos en la pigmentación cutánea, pérdída del cabello, resequedad de la piel, además de una notable fragilidad en los huesos. En el caso de una sobredosis de vitamina D se puede producir una hipercalcemia, lo cual origina trastornos renales y cardíacos írreversibles. Por ello la recomendación general es que los suplementos vitamínicos no deben tomarse sin supervisión médica.
Gracias a los avances de la bioquímica hoy se conoce más sobre la forma como las vitaminas y oligoelementos actuan en el organismo. Es lo que sucedió recientemente con la vitamina A. Aunque se sabía que su ausencia desempeñaba un papel importante en los problemas cutáneos tales como la psoriasis y acné, debido a su alta toxicidad sólo se podía usar en pequeñas dosis. Pero luego que los investigadores lograron modificar la molécula inicial, creando nuevos derivados de la vitamina A, los tratamientos dermatológicos dieron un gran avance. Aliadas de la salud y de la belleza, las vitaminas si bien son indispensables para el funcionamiento del organismo no son tan inofensivas como parecen.

EL JUSTO MEDIO
.Las vitaminas no engordan,por que no contienen calorías.
.Las vitaminas no son indispensables únicamente en la etapa de crecimiento. A medida que aumenta la edad,los requerimientos se acentúan.
.Consumir altas dosis de vitaminas no sirve de nada, el organismo no las almacena, toma las que necesita y en el caso de las hidrosolubles, elimina a través de la orina cualquier exceso.
.La carencia de vitaminas no es algo generalizado si se lleva una alimentación normal. La deficiencia se manifiesta a largo plazo y generalmente se trata de una carencia de varias de ellas, puesto que un alimento es fuente de diversas vitaminas.
.Los estudios han demostrado que son mínimas las ventajas del consumo de vitamina C en dosis mayores como prevención para los resfriados,en cambio se corre riesgo potencial de una sobredosis.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?