Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2002/06/02 00:00

Adios arrugas

La FDA (Food and Drug Administration), el ente regulador de alimentos y medicamentos de Estados Unidos, estudia la posibilidad de aprobar el uso cosmético del Botox, una toxina biológica que tiene la capacidad de inhibir los impulsos nerviosos que llegan a los músculos. Desde 1980 el Botox se utiliza en oftalmología y neurología para tratar problemas como el estrabismo, los espasmos musculares y los tics nerviosos. Aunque la toxina ha sido utilizada como tratamiento antienvejecimiento con gran éxito debido a que inmoviliza los músculos y reduce las arrugas superficiales, sólo la aprobación de la FDA permitiría su comercialización masiva.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.