Lunes, 16 de enero de 2017

| 2002/07/29 00:00

Letra con sangre no entra

Letra con sangre no entra

Un estudio hecho por la sicóloga Elizabeth Gershoff encontró que pegarles a los hijos causa un gran daño emocional a largo plazo. Después de analizar 88 estudios sobre castigos corporales realizados en las últimas seis décadas la experta halló una relación entre golpear a los pequeños y por lo menos 10 tipos de comportamientos negativos y problemas mentales. La doctora recomendó a los padres que tienden a castigar de esta manera a sus hijos que cuando se encuentren en una situación de conflicto "piensen en otra cosa, abandonen la habitación, cuenten hasta 10 y regresen más tarde". Claro está que no todos los niños que reciben golpes por mala conducta terminan siendo delincuentes o agresivos cuando adultos, advierte Gershoff. Pero el castigo corporal, según ella, no les enseña a distinguir entre el bien y el mal y posiblemente tampoco ayude a evitar que los niños se comporten bien cuando los padres están ausentes. Los hallazgos de la sicóloga fueron criticados por otros colegas, quienes afirmaron que las palmadas suaves pueden ser métodos efectivos para establecer disciplina. No obstante, Gershoff afirmó que mientras no se establezcan a ciencia cierta los beneficios de golpear a los niños, los sicólogos no pueden recomendar esa práctica a los padres.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.