Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/28/2007 12:00:00 AM

Cambio de rumbo

El presidente Uribe quiere una nueva política de tecnologías de la información. ¿De qué se trata?

Colombia contó con una política pública de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que ganó aplausos hace algunos años; la 'Agenda de conectividad', diseñada durante la administración Pastrana, fue copiada por países vecinos y elogiada por sus metas en inclusión digital de las comunidades más pobres y de las regiones más apartadas del país. La semana pasada, el presidente Uribe dio comienzo oficial a un período de seis meses durante el cual se construirá una nueva política de TIC para el país. ¿Qué orientación tendrá la nueva estrategia?

Eso dependerá de los resultados de un proceso de consultas que tendrá lugar en los próximos meses, algo parecido a lo que realizó recientemente el Ministerio de Educación para formular el plan decenal. El ministerio creó un comité asesor, conformado por expertos de talla internacional, colombianos muy brillantes y exitosos en el mundo de los negocios y de la tecnología. Están allí el vicepresidente de Microsoft Orlando Ayala y el eminente científico Jorge Reynolds, entre otros.

Aunque en principio se trata de un democrático proceso consultivo, es claro que el gobierno ya tiene una visión de lo que quiere: el asesor presidencial Fabio Valencia Cossio habló de una estrategia de TIC al servicio de la competitividad del sector productivo. Eso quiere decir que si el acento de la política anterior fue la inclusión digital de los pobres, el acento de la nueva, si triunfan las aspiraciones del gobierno en el proceso consultivo, sería la inclusión digital de los ricos, de las empresas y de los negocios. Lo cual no tendría nada de malo si convive con la estrategia anterior, pero en materia presupuestal no hay cama para tanta gente.

El concepto que sustenta las ideas del gobierno en materia de tecnologías es que fortaleciendo a las empresas, ayudándolas a utilizar a fondo las TIC, la economía crecerá y, de carambola, los pobres se verán beneficiados. Ese debate ya se dio en Túnez, durante la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, hace un par de años; los voceros de la industria proponían que los gobiernos apoyen el fortalecimiento del sector productivo (ya que es del interés de la industria que las empresas compren hardware y software); las ONG y algunos gobiernos socialmente muy sensibles defendían la idea opuesta, según la cual hay que invertir directamente en los pobres, para incluirlos en los beneficios del desarrollo, sin esperar la prometida carambola económica neoliberal.

Durante una reunión con representantes de varios sectores clave de la tecnología y las telecomunicaciones, realizada la semana pasada en el Palacio de Nariño, el coordinador de la consulta, Alfredo Hernández, explicó que habrá 25 reuniones con diferentes sectores y regiones y en diciembre estará listo un documento oficial con la nueva política.

Hay que reconocer la iniciativa de crear un espacio de consulta antes de formular políticas públicas. Pero hay que garantizar que de verdad todos los sectores de la Nación colombiana estarán representados. En el Comité Asesor se echa de menos la presencia de la sociedad civil, con la excepción quizá de Orlando Rincón, director de Parquesoft, uno de los más interesantes programas de apropiación social de ciencia y tecnología que existen en Colombia. No están las ONG especializadas en inclusión digital, como Colnodo u otras, que llevan años promoviendo el uso de las tecnologías entre los movimientos sociales. No hay voces de los pobres en esta diálogo, y ni siquiera de las universidades y centros de investigación. Pero todavía hay tiempo para convocarlos y para concertar de veras una política tecnológica incluyente, que permita al país cumplir con los compromisos que adquirió hace dos años ante la comunidad internacional, de cerrar la brecha digital y garantizar que todos los colombianos puedan disfrutar por igual de los beneficios del vertiginoso desarrollo tecnológico de la humanidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.