Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/20/1988 12:00:00 AM

DE PASEO POR MARTE

Se ensayan los diseños más fantásticos para el aparato que traerá muestras marcianas.

DE PASEO POR MARTE DE PASEO POR MARTE
Llegar a Marte es la próxima meta de la exploración espacial, tanto para soviéticos como para norteamericanos. De cumplirse ese objetivo, en los primeros días del próximo milenio el hombre hollará con su glorioso pie el suelo marciano.
Pero antes de ese momento histórico, será necesario realizar cientos de análisis,investigaciones y exploraciones preliminares, puesto que nadie quiere que los modernos Magallanes se encuentren con alguna sorpresa desagradable.
Para ese efecto los soviéticos, que llevan una cómoda ventaja en la carrera espacial, lanzarán el próximo mes de julio una sonda que llegará a Fobos, una de las lunas marcianas. Al comienzo de los años 90, los Estados Unidos lanzarán un satélite que dará vueltas alrededor del planeta recogiendo información y, por fin, al final de la década unos y otros estarán mandando exploradores no tripulados para tomar muestras físicas de suelo y atmósfera marcianos.
Uno de los miles de problemas que ese proceso deberá resolver, antes que el vehículo que llevará de paseo a los exploradores por el planeta, es el sistema mediante el cual se puedan recoger las muestras prelirninares en distintas zonas del terreno. Para eso, investigadores de varios países se encuentran dedicados de tiempo completo a diseñar un vehículo capaz de recorrer vastas zonas de la superticie del planeta, caracterizada por tener más huecos que el centro de Bogotá.
Algunas de las fórmulas más imaginativas son realmente curiosas, pero ninguna como la Bola Marciana. Esta aproximación surgió inicialmente como un diseño estudiantil de la Universidad de Arizona, pero sus buenas perspectivas le merecieron la ayuda financiera de la NASA. Con semejante respaldo, un equipo de estudiantes se dedicó a perfeccionar el concepto, que en un principio semejaba una pelota de playa, algo que pudiera rodar en cualquier dirección al bombear fluidos en una serie de compartimientos en el interior del aparato. Pero pronto surgió la preocupación", dice uno de los participantes en el proyecto, Daniel Janes, "de que la bola podría quedar atascada en un hueco, como en una especie de golf marciano".
El siguiente intento fue la construcción de un aparato consistente en un par de grandes ruedas inflables conectadas entre si por un solo eje. El prototipo realizado por los muchachos tiene media tonelada de peso y ha mantenido su nombre original, aunque ya no tiene nada que ver con una bola. Está hecho con madera de balsa, acero, y tela plastificada, todos materiales de ferretería. Las ruedas, que tienen cuatro metros de altura, y se conectan mediante un eje de cinco metros de largo, se componen de segmentos que pueden inflarse por separado. El centro de cada una contiene un compresor de aire controlado por computadora, que lo infla o desinfla según el sentido en que el aparato se encuentre rodando. Los instrumentos de medición, el computador y las células solares que proveen la energía cuelgan suspendidos del eje.
El vehículo, en vez de subir sobre las piedras y bajar por los huecos, anda con toda suavidad, ya que los segmentos se inflan y desinflan según el trabajo que deban hacer, y absorben todas las irregularidades. Pero cuando el sitio es bueno para tomar muestras, la parte inferior de las ruedas se desinfla completamente y el aparato se "posa", como un camello, sobre el suelo marciano, acercando de paso los instrumentos al terreno .
Otro diseño anunciado recientemente pertenece a un ingeniero frances, Jacques Blamont, pero está siendo considerado por los soviéticos. Se trata de un globo de aire caliente conectado a otro de helio. En Marte, el globo de aire sería calentado por el sol del día marciano, con lo que se remontaría en el aire para recorrer cientos de kilometros a merced de los vientos. Al concluir la Jornada, el globo de aire se enfriaría y sería sostenido a cierta altura por el de helio.
El aparato se completaría con una especie de reptil semiflexible que, conectado a los globos, se arrastraría por la superficie recogiendo las muestras necesarias.
Se trata de apenas dos ejemplos de la forma como los científicos están afrontando el reto marciano. Pero son una clara muestra de la inventiva que los científico terrícolas han tenido que desplegar en algo que tiene mucho más de fantasía que de fríos números.


EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com