Martes, 24 de enero de 2017

| 1980/12/11 00:00

Del Renault 4 al Pentium 4

La era de los computadores modernos dejó sin piso aquella vieja 'ley' por la cual la tecnología siempre llegaba al país con ocho años de retraso

Cuando el Renault 4 vino a Colombia ya hacía mucho tiempo había sido estrenado en Francia. La última generación de procesadores Intel , en cambio, sólo tardó unos meses en llegar.

Durante siglo y medio el país mantuvo un retraso tecnológico promedio de ocho años, hasta la aparición de los computadores modernos. Cuando el Renault 4 campeaba en las calles colombianas y la clase media disfrutaba con orgullo del Telebolito los domingos por la tarde, en Francia ya circulaba el R21 y los franceses utilizaban Minitel, que por allá a mediados de los 80 precedió a Internet. Se puede decir basándose en esta comparación empírica que hasta la década de los años 80 nuestro país andaba como ocho o nueve años a la zaga de los países desarrollados en materia de artefactos tecnológicos.

Las cosas fueron iguales en el pasado. Nos llegó la televisión en color en 1979, nueve años después de ser inventada y la radiodifusión colombiana nació oficialmente en 1929, aunque había sido fundada en 1920 en Estados Unidos. En 1884 se instalaron los primeros teléfonos en el país, exactamente ocho años después de patentado este invento en Estados Unidos por Graham Bell.

Curiosamente, las que no tardan ocho o nueve años en llegar tardan 28 ó 29, como la telegrafía o la televisión. El telégrafo eléctrico fue instalado por primera vez en Colombia en 1865, 28 años después de ser patentado por Samuel Morse en 1837. Desde el año 47 de ese siglo el general Tomás Cipriano de Mosquera había iniciado gestiones para traerlo a la entonces Nueva Granada, pero el trámite tardó bastante como puede verse y le tocó a Manuel Murillo Toro el refinado acto de inaugurar la primera comunicación telegráfica del país el primero de noviembre de 1837 (le envió un mensaje desde Bogotá a un ingeniero en Mosquera). La fatídica ley de los ocho años sería reemplazada de nuevo por la de los 28 años en el siglo XX con el advenimiento de la televisión, nacida en 1926 e instalada en Colombia en 1954.

La era computacional empezó a mejorar los tiempos de reacción colombiana frente a las novedades internacionales. IBM creó un mainframe llamado 650 en 1953, que cuatro años después entraba al país como el primer computador de la historia informática colombiana. Los años 90 trajeron una reducción fuerte del retraso: Internet llegó pronto y el Pentium 4, la última generación de los procesadores de Intel, copó el mercado colombiano tan sólo 10 meses después de incubarse en Estados Unidos, en tanto que el Athlon de 64 bits, lanzado hace un año, ya se consigue en las tiendas y hay gente en el país que disfruta de gadgets descrestadores recién estrenados en el 'primer mundo'.

Si en los primeros años del telégrafo en Colombia, los campesinos solían destruir las líneas telegráficas porque las consideraban diabólicas o producto de la hechicería, los campesinos de nuestros días prefieren sentarse frente a un computador y revisar el correo. Ocurre a diario en decenas de sitios apartados del campo colombiano que reciben los beneficios del programa estatal Compartel. El retraso ha bajado, en virtud de la celeridad con la que la industria tecnológica requiere incrementar sus ventas, a más o menos un año o año y medio.

Están por llegar -veremos en qué lapso- novedades como la televisión digital, servicios de telefonía móvil avanzados y los nuevos chipset de Intel con sonido 7.1, para audio de alta definición y con capacidades gráficas mejoradas. Ya están en los mercados internacionales y seguro entrarán al país en algún momento, ojalá antes de ocho años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.