Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1987/04/20 00:00

DIAMANTES QUE FUERON ANTES...

Estudios sobre meteoritos revelan historias anteriores al sistema solar.

DIAMANTES QUE FUERON ANTES...


Dicen que los diamantes son eternos. Y eso no sólo significa que duran toda la vida, sino que han existido desde siempre. O desde casi siempre. Eso es lo que parecen sugerir trillones de pequeñísimos diamantes, posiblemente formados por una estrella moribunda antes de que naciera el sistema solar hace 4.5 millones de años, que acaban de descubrir científicos norteamericanos que estudiaban cuatro meteoritos.

A pesar de que ya antes habían sido encontrados diamantes en meteoritos, estos se habían formado en una época relativamente reciente por el golpe de su impacto contra la Tierra. Pero hay pruebas positivas de que estos últimos diamantes son más antiguos que el Sol.

Los científicos, sin embargo, jamás esperaron encontrar diamantes cuando decidieron investigar los meteoritos, uno de los cuales había caído sobre un campo de maíz mexicano en 1969.

Comenzaron por estudiar su inusual concentración de carbón y para purificar la muestra, la sometieron a diversos pasos, con el objeto de disolver otros materiales. Esperaban que la muestra permaneciera negra a través del proceso de purificación, pero para su sorpresa, se volvió blanca en la etapa final.

Exámenes posteriores demostraron que esta parte blanca también estaba hecha de carbón. Y que contenía una rara combinación de formas de gas xenón, indicando que el meteorito venía de fuera del sistema solar.

Otra serie de experimentos identificaron el residuo del meteorito como polvo de diamante tan fino, que una hilera de 20 mil granos apenas llenaría el grosor de un cabello humano. Los científicos encontraron diamantes en otros tres meteoritos, que no se formaron precisamente como efecto de una colisión.

Eso significa que los diamantes nacieron antes de que lo hicieran los meteoritos, lo que determina que su antiguedad sea mayor que la del sistema solar. Pudieron haberse formado en la atmósfera de una estrella a finales de la etapa del "gigante rojo", donde la temperatura y la abundancia de hidrógeno pudieron haber ayudado a los diamantes a gestarse como condensaciones de gas carbono. Recientes investigaciones rusas y japonesas indican que estas condiciones pueden llevar a la formación de diamantes. Pero en cambio, los diamantes terrestres se gestan bajo una gran presión subterránea.

Los diamantes formados por la estrella pudieron haber sido arrojados al cosmos por el "viento estelar", una expulsión de sustancia proveniente de la estrella. Más adelante, cuando esta explotó para convertirse en una supernova, sus elementos químicos pudieron haberse combinado con los diamantes errantes y amalgamado con ellos.

Sin embargo, para quienes piensen convertirse en cazadores de meteoritos, una advertencia: los diamantes aparecen tan sólo en algunos meteoritos, y únicamente en una proporción de 400 partes por millón. Así que, en términos de algo que pudiera convertirse en un lujoso anillo o en un impactante par de aretes, los diamantes de los meteoritos carecen de valor alguno.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.