Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1997/07/07 00:00

EL DESAFIO DE BABEL

Los programas de traducción todavía no están completamente inventados, pero son cada vez más útiles.

EL DESAFIO DE BABEL

Cuenta la historia sagrada que en tiempos de la Torre de Babel Dios castigó la soberbia de los hombres _que pretendían llegar al cielo por su cuenta_ confundiendo sus lenguas y poniéndolos a hablar en idiomas diferentes. Y no son pocas las personas que piensan que ese es uno de los castigos más duros que ha recibido la humanidad y de los más difíciles de superar. Desde que se inventaron los computadores y se popularizó la informática pocos retos han resultado tan difíciles para los fabricantes de software como el de desarrollar programas adecuados de traducción de textos entre dos o más lenguas. Algunos de ellos han gastado _y siguen gastando_ enormes cantidades de dinero tratando de hallar una buena solución. El tema se ha vuelto un reto no sólo comercial sino académico. Equipos completos de traductores especializados en diferentes lenguas trabajan en este momento en el desarrollo de proyectos encaminados exclusivamente a facilitar la traducción de textos por medios electrónicos. Varias universidades, a nivel mundial, han montado equipos dedicados a estudiar el tema. Y no pocas empresas se han especializado en ese campo. Una de ellas es Globalink, una compañía que se fundó en 1990 con el fin de afrontar el desafío y dar respuesta a la necesidad de traducciones rápidas, cómodas, económicas y accesibles al mayor número posible de personas, y que con el tiempo se ha convertido en líder en el desarrollo de software de traducción. Globalink acaba de lanzar en Colombia su producto Globalink Power Translator Pro, un programa diseñado para traducir documentos de procesadores de texto o páginas Web y correo electrónico del inglés al español y viceversa. El programa incorpora los avances tecnológicos existentes en software de traducción y tiene innovaciones interesantes. Basado en una arquitectura abierta, el usuario puede ir mejorando, con el uso, los diccionarios del programa de forma que se adapte a sus necesidades y pueda lograr una mayor exactitud en la traducción. Globalink Power Translator Pro es una aplicación de 32 bits diseñada para trabajar con Windows 95 y Windows NT. Para su funcionamiento es suficiente un PC 486-66, con 16 MB RAM y 24 a 28 MB de espacio en el disco duro. Trabaja con aplicaciones como Microsoft Word, Word Perfect, Lotus cc:Mail, Microsoft Mail, Microsoft Exchange y Eudora Mail. No es todavía la solución a los problemas originados en la pretensión del hombre de tocar el cielo con las manos, pero brinda una solución fácil y rápida para muchas necesidades de traducción. Los productores de software han dedicado millones de dólares al desarrollo de los programas de traducción

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.