Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/12/2011 12:00:00 AM

El encanto de Android

Google lidera la guerra de los sistemas operativos para teléfonos móviles.

Android se encarama cada vez más arriba en la lista de los sistemas operativos preferidos por los usuarios de telefonía móvil. Nielsen dice que al terminar octubre, los teléfonos con Android representaban el 43 por ciento del mercado norteamericano de smartphones, frente al 28 por ciento de Apple y el 18 por ciento de BlackBerry. Comscore dice que Android tiene el 48 por ciento y Apple, el 27,5 por ciento. Aunque los datos corresponden a mediciones en Estados Unidos, este mercado traza la tendencia internacional. En breve, la mitad de los teléfonos inteligentes llevará el sistema operativo de Google.

Esta empresa hizo que el sistema operativo de los teléfonos se convirtiera en algo importante para los usuarios. Antes de su aparición, a la gente le daba más o menos lo mismo qué sistema venía incluido en su aparato; el usuario quería un teléfono con cámara, con buen sonido, con cierto tipo de teclado y un bonito diseño. Pero Android ha hecho que la gente también quiera un buen sistema operativo.

No es que no existieran antes buenos sistemas; Symbiam, Windows Mobile y PalmOS son sistemas maduros y respetables, con más tiempo en el mercado. Pero el iOS de Mac y Android de Google vencieron a todos en sencillez y facilidad de uso. La gente quiere conectarse a internet con un solo toque de pantalla y llegar a cualquier aplicación sin pasos intermedios, y los sistemas que le ofrecen tal cosa son los de mayor adopción últimamente, como el del iPhone y el de los numerosos teléfonos con el sistema operativo Android.

Posiblemente el mejor negocio que jamás haya realizado Google fue la compra por 50 millones de dólares de esta plataforma, creada originalmente por una pequeña compañía de California. El creador de Android, Andy Rubin, continúa a cargo del desarrollo de su criatura, ahora como vicepresidente de Tecnología de Google. Una bicoca en una industria en la que se ha vuelto cosa común pagar sumas astronómicas. Android puso a Google, en cuestión de tres años, a liderar una tendencia tecnológica mundial y a competir de tú a tú contra Apple, BlackBerry, Nokia y otros pesos pesados. Con Android, Google descubrió que no hay que fabricar aparatos para hacerse un lugar en la industria de teléfonos móviles, sino que hay que facilitar el uso de ellos mediante software. De hecho, no le fue bien con el primero y único aparato que lanzó el año pasado, el Nexus One, que pasó sin pena ni gloria. Pero Motorola, Sony Ericsson, Samsung, HTC y LG, que fabrican buenos teléfonos, vieron en Android la alternativa que estaban buscando para hacer frente al auge del popular iPhone.

Android representa también la victoria de Linux en el mundo móvil, una victoria que el sistema operativo del software libre no ha logrado en el mundo de los computadores. Basado en una versión de Linux para celulares, Android demostró que puede dársele a este sistema libre y poderoso una interfaz agradable, juvenil y fácil de operar. Y al igual que sus rivales, Android ofrece también una tienda virtual de aplicaciones, la mayoría gratuitas, que se descargan e instalan rápidamente en el teléfono. Hay más de cien mil disponibles, y aunque hay que señalar que no pocas son puras tonterías sin mayor utilidad, el usuario encontrará en tal cantidad de ofertas todo lo que necesita para sacarle el mayor provecho a su terminal. Suites de ofimática tipo Office, programas para comunicarse, chatear y hacer llamadas gratuitas, juegos, seguridad para su teléfono y sus datos, música y videos, entre muchas otras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.