Sábado, 21 de enero de 2017

| 2006/05/20 00:00

Hora de la transparencia

Los alcaldes colombianos ya no tienen excusa para no entrar en la onda del gobierno en líne.

Funcionarios de las alcaldías del departamento de Santander se capacitaron para alimentar de contenidos los nuevos sitios web de sus municipios.

El Ministerio de Comunicaciones decidió darle una segunda oportunidad a la idea de gobernar los municipios a través de Internet. El programa 'Gobierno en línea territorial' fue relanzado tras el fracaso de su primer intento, hace varios años, en los comienzos de la Agenda de conectividad. Esta vez se tomaron las medidas para que ningún alcalde tenga excusa alguna para sacarle el cuerpo al e-government: la Agenda dota a cada municipio colombiano de un computador, una línea de acceso a Internet mediante banda ancha, capacitación a los funcionarios de las alcaldías que se harán cargo de alimentar los contenidos y todo el soporte técnico -incluidos el diseño y el alojamiento de la página en servidores del ministerio- para que todos los municipios del país tengan presencia institucional en la web. Supuso una inversión de 51.100 millones de pesos para cubrir, inicialmente, 1.051 municipios, que tendrán cada uno su portal en una dirección del tipo www.municipio-departamento.gov.co; se puede ver un interesante ejemplo en http://www.barbosa-santander.gov.co.

El famoso Decreto 2170 se proponía que esto ocurriera hace mucho tiempo, pero salvo las grandes ciudades, con presupuesto y recursos suficientes para implementarlo, la mayoría de municipios colombianos decidió no prestar atención al llamado de las nuevas tecnologías y la iniciativa parecía en vías de extinción. Hasta que la ministra Marta Pinto la resucitó, atacando las causas que la hicieron imposible en el pasado, como inexistencia de recursos propios en los municipios para este tipo de compromisos. Era cierto; en municipios de 4.000 ó 5.000 habitantes, con ingresos irrisorios y un enorme déficit fiscal, resultaba un chiste pedirles que nombraran un funcionario para hacerse cargo del e-government, desarrollar un sitio web y todas esas cosas que sonaban a lenguaje extraterrestre. El ministerio ahora les suministra todo eso totalmente gratis y con ello el país podrá mejorar su indicador de conectividad. Hay, no obstante, un escollo por salvar: a los alcaldes corruptos, que probablemente habrá uno que otro en este país, no les gusta la idea de publicar en Internet todas sus contrataciones, como lo exige el Decreto 2170. Desarrolladores privados de sitios web que ofrecieron durante estos años sus servicios a municipios colombianos para implementar el gobierno en línea, reconocen que la corrupción administrativa ha sido el factor más influyente para desanimar a los alcaldes a meterle el diente a la red. Es uno de esos llamados 'secretos a voces'.

Lamentablemente, ni el Ministerio de Comunicaciones ni la Agenda de conectividad tienen mecanismos para solucionar esta resistencia; corresponde a las esferas públicas encargadas de combatir la corrupción, las cuales, como se ha visto, suelen no servir para nada. Entonces sólo queda la esperanza de que la ciudadanía obligue a sus alcaldes a publicar en Internet los contratos, licitaciones y convocatorias, así como la rendición de cuentas. Los gobernantes ya no tienen excusa tecnológica y simplemente quien se niegue a hacerlo dejará al desnudo el talante de su administración. Hay ciudades como Bogotá o Zipaquirá, para mencionar un par de ejemplos solamente, que de tiempo atrás publican toda su contratación pública en la página oficial de Internet. Eso se llama transparencia y es el objetivo mayor del concepto de e-government: convertir las nuevas tecnologías en un instrumento al servicio de la administración transparente y la participación ciudadana. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.