Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/6/1990 12:00:00 AM

LA MANO PELUDA

Según las últimas investigaciones, el Tiranosaurus rex era mucho más terrorífico de lo que se creía.


Aunque la reputación del Tiranosaurus rex no es lo suficientemente terrorífica comparada con la de otros animales prehistóricos, dos paleontólogos sostienen que el carnívoro dinosaurio tenía poderosos miembros delanteros que podían fácilmente agarrar 200 kilos de carne de una presa. Y aún más, los científicos sostienen que esas extremidades remataban en garras que hacían el papel de garfios, para impedir que la víctima intentara liberarse antes de que el tiranosaurio la despachara con sus colosales mandíbulas.

La nueva teoría contrasta dramáticamente con las nociones convencionales de que las extremidades de los dinosaurios eran prácticamente inútiles y de que las mandíbulas eran las que les servían para asir y matar a sus presas.

La teoría más reciente se deriva del análisis del esqueleto de tiranosuario más completo que se haya encontrado y que hoy se encuentra en la Universidad de Montana. Según uno de los paleontólogos que realizó la investigación, el doctor Kenneth Carpenter, "este tiranosaurio era el Schwarzenegger los dinosaurios"
El Tiranosaurus rex vivió hace 65 ó 68 millones de años. Con un largo de 12.2 metros y un peso de cinco toneladas era el dinosaurio carnívoro más grande. Lo que más se sabe de este animal proviene de reconstrucciones de partes de esqueletos y de fósiles de dinosaurios como el Albertasaurus, que vivió cerca de 15 millones de años antes que el Tiranosaurus rex .

Los paleontólogos asumían que las extremidades anteriores de esa criaturas, de sólo 7.5 centímetros de largo, no podían tener mayor uso precisamente debido a su corto tamaño en relación con el resto de su cuerpo. La teoría se basaba en la función en relación con el tamaño No consideraban en forma aislada los miembros anteriores, que es lo que hace la nueva teoría. Por contraste, la calavera del tiranosaurio tenía 10 centímetros de largo y albergaba un set de dientes afilados como cuchillos para cortar carne. La mandíbula parecía ser todo lo que el dinosaurio requería para atrapar y matar a su presa.
Los paleontólogos que adelantaron la investigación, los doctores Matthew B. Smith y Kenneth Carpenter, analizaron de cerca las extremidades anteriores, precisamente porque tenían un esqueleto de tiranosaurio lo suficientemente completo como para hacerlo.

El esqueleto fue descubierto hace 18 meses en la reserva de Fort Peck al oriente del estado de Montana, y aún hay partes de él que están siendo desenterradas. Pero los paleontólogos ya descubrieron los huesos de los miembros delanteros del animal que están en excepcional buena condición, y también encontraron la primera muestra de la parte más extrema de esas extremidades, incluida la garra.

Los científicos examinaron el patrón dejado en el hueso por los músculos y luego establecieron una correlación con el espesor de las cicatrices y el tamaño que el músculo debía tener. Para establecer comparaciones, hicieron scanners de los brazos de algunos atletas y llegaron a la conclusión de que si un bíceps humano puede sostener cerca de 10 kilos, el bíceps del dinosaurio podría hacerlo con 200 kilos. Y aunque la longitud de las extremidades anteriores era la del brazo humano, los investigadores determinaron que debía ser tan grueso como un muslo.

Los científicos también analizaron las garras y encontraron que presentan dos dedos paralelos, como un índice humano y un dedo medio. Pero el nuevo fósil, el primero que se encuentra de una garra de un Tiranosaurus rex, muestra lo que parece ser una especie de dedo pulgar y un dedo. Los investigadores también estudiaron la garra utilizando cálculos biomecánicos y modelos tridimensionales. "Pensamos que teniendo la dirección de las dos garras, divergente la una de la otra, éstas funcionaban como ganchos para carne. Con dedos como esos, el tiranosaurio podía penetrar profundamente en la carne de su presa y evitar que ésta se le escapara", dijeron las científicos.
Los paleontólogos creen que el tiranosaurio podía asir su presa con sus poderosos miembros anteriores y llevarla contra su cuerpo, lo que le permitía al dinosaurio de corto cuello hincar sus dientes en la víctima para matarla.
Aunque paleontólogos se muestran impresionados con los nuevos datos, otros aún son escépticos "El trabajo es muy bueno y muy interesante, pero si los tiranosaurios utilizaban o no sus miembros anteriores para coger sus presas, es algo que todavía podemos discutir", dijo el doctor John Herner, curador del museo de historia natural de Montana. El y otros paleontólogos creen que el tiranosaurio era más un "basuriego" que un cazador. El problema, afirman, es cómo cogían a sus presas . Aun si sus extremidades eran poderosas, no eran largas, lo cual permitiría suponer que el animal tenía que apoyar su pecho sobre la víctima para estabilizarse, y es poco probable que hubiera otras especies de animales tan estúpidas como para dejar que el tiranosaurio hiciera eso. Por eso, los escépticos sugieren que las extremidades anteriores de los tiranosaurios lo que les permitían era levantar restos de carne del suelo. En fin, la polémica está abierta. La pregunta es si existe suficiente interés como para continuarla, cuando lo que está en entredicho es el futuro del planeta. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.