Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1997/11/17 00:00

LA REVOLUCION DEL DVD

El DVD fusionará el entretenimiento y la educación en un futuro bastante cercano.

LA REVOLUCION DEL DVD

el desarrollo de los discos compactos ha sido vertiginoso en los últimos años. Y cada vez son mayores los usos que se les dan. Sin embargo los formatos existentes no son compatibles entre sí y cada uno de ellos requiere un reproductor diferente. Los CD de sonido, que se han convertido en el estándar para la reproducción de música de alta calidad, necesitan unidades reproductoras cuyos precios oscilan entre los 200 y los 600 dólares; los CD-Rom, que cada vez adquieren más fuerza en las áreas de educación, referencia y comunicación empresarial (interna y externa) requieren una unidad lectora de CD-Rom que de un tiempo para acá viene incluida con la mayoría de los computadores personales _es difícil conseguir un computador que no venga equipado con todo el hardware y el software necesarios para correr aplicaciones multimedia basadas en CD-Rom e Internet_; finalmente, el formato de VideoDisc ha logrado cierto posicionamiento en el campo de video y entretenimiento pero el alto precio de los discos, que oscila entre 30 y 50 dólares, y su incómodo tamaño _igual al de un disco de vinilo tradicional_ han dificultado su crecimiento y aceptación en los hogares. Los desarrolladores de unidades lectoras han hecho esfuerzos significativos para lograr algún grado de compatibilidad. Por ejemplo, las unidades de CD-Rom en los computadores y algunas unidades de VideoDisc son capaces de reproducir CD de audio con lo cual el consumidor final solo tiene que invertir en un aparato reproductor. Sin embargo los resultados no habían sido lo suficientemente robustos para plantear un sistema integral capaz de leer discos de diferentes formatos hasta que Toshiba presentó su nuevo formato llamado DVD _Digital Video Disc_, que está a punto de convertirse en el estándar gracias a un acuerdo al que están llegando los principales fabricantes de unidades lectoras, como Sony, Yamaha, Denon y Toshiba. La diferencia principal con los CD convencionales radica en su capacidad de almacenamiento de datos, logrado por el láser que utilizan las unidades lectoras de DVD, que tienen una longitud de onda menor que la del láser lector de CD de audio y CD-Rom. Esto significa que los campos microscópicos utilizados para almacenar información y datos en un DVD son más pequeños que los de un CD, lo que permite que en un centímetro cuadrado de DVD quepa mucha más información que en un centímetro cuadrado de CD. Adicionalmente, el DVD puede llegar a tener hasta cuatro superficies de almacenamiento de datos, ya que puede ser reproducido por cualquiera de sus dos caras y, adicionalmente, cada una de ellas puede tener dos niveles de información que el láser puede accesar gracias a un sistema de lentes que lo enfocan en un nivel diferente. Esto permite que un DVD pueda almacenar hasta 16 gigabytes de información, es decir 25 veces más que la que puede almacenar un CD convencional. Hoy se consiguen en el mercado DVD de video que pueden almacenar películas enteras con una calidad ciento por ciento digital con la opción de ser escuchadas en ocho idiomas diferentes o con subtítulos en más de 15 idiomas. La unidad lectora cuesta alrededor de 1.000 dólares, pero se espera que baje aproximadamente un 60 por ciento en el próximo año, y las películas cuestan entre 25 y 30 dólares. De igual manera, ya están empezando a salir computadores con unidades de DVD (las cuales pueden reproducir CD de audio, CD-Rom y DVD) haciendo que se abra un mundo de oportunidades para las industrias del entretenimiento, contenido, referencia y educación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.