Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/1989 12:00:00 AM

LOS CAZA-TEMBLORES

La construcción de redes sísmicas puede ser la solución para predecir los terremotos.

Tras una tragedia de las proporciones de la recientemente sucedida en Armenia, los geólogos de distintas partes del mundo esperan con renovada ansiedad la finalización de uno de los proyectos más grandes de la historia. Se trata de la construcción de siete redes internacionales, que utilizando los últimos avances de la técnica digital, registrarán con increíble exactitud los movimientos sísmicos, además de revelar mucho acerca del interior de la Tierra y las fuerzas que mantienen a los continentes en movimiento.
La construcción de las redes se inició hace varios años, pero fue suspendida. Sin embargo ahora, después de la tragedia de Armenia, los científicos esperan que el programa se agilice. Ha llegado el momento de ver los desastres naturales como un verdadero problema para la humanidad que los avances científicos y tecnológicos pueden aminorar dijo el doctor Frank Press, presidente de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.
El proyecto incluye 150 estaciones que funcionan conjuntamente en el territorio norteamericano, una red sismográfica global organizada por 57 universidades estadounidenses, una red francesa con base en París y que funcionara con otros laboratorios en diferentes partes del mundo, una red japonesa que cubrirá el oeste del Pacífico y el este de la Unión Soviética, una red que cubrirá Escandinavia y España, una cadena de estaciones en Italia y una red de cinco estaciones en el Japón.
De las exitentes, la más grande es la Red Sismica Mundial, creada hace 23 años con el propósito de registrar las explosiones nucleares que se llevan a cabo bajo tierra. Pocos años después se construyó la Red Global de pruebas nucleares en el hemisferio sur. Para coordinar las observaciones que éstas realizan, se cerco una institución formada por 10 países, incluyendo Estados Unidos, China, Alemania y Unión Soviética.
Aunque las estaciones que están en funcionamiento no previeron el terremoto de Armenia, lo cierto es que han ayudado a los geólogos a entender los fenómenos que lo precedieron. Los datos que registró la estación de la Universidad de Harvard por ejemplo, y que fueron analizados en la Universidad de Columbia, indican que el temblor se originó solamente cuatro millas por debajo de la superficie, casi directamente debajo de las comunidades que fueron afectadas. Se comprobó también que en Armenia hubo dos temblores después del temblor más fuerte: uno a los 10 segundos y otro un minuto después.
Los nuevos laboratorios tendrán sistemas digitales, lo que hará posible que los datos sean diseminados a través de líneas telefónicas y que sean analizados inmediatamente por computador. A pesar de que la idea inicial fue la de crear 100 estaciones en los Estados Unidos, a un costo de 80 millones de dólares, el número se redujo más tarde a 60, 20 de las cuales ya están funcionando. Los Estados Unidos, además, financian cinco estaciones en la Unión Soviética: cuatro de ellas estaban funcionando en el momento del terremoto.
El mundo comprendió la necesidad de registrar los movimientos sísmicos cuando en 1960 Chile fue víctima del temblor más fuerte del siglo: en tan solo cinco minutos se abrió una grieta de 900 kilómetros de largo. Después de esto, se formaron varias asociaciones que pretendían preparar al mundo para este tipo de tragedias. En California, por ejemplo, la Universidad de California en San Diego construyó el Terrascopio con un costo de 4.2 millones de dólares, que muestra la concepción que se tiene sobre el interior del planeta.
Aunque los desastres naturales no se puedan evitar, lo cierto es que los científicos esperan que se puedan prevenir. Si el proyecto de las redes sísmicas se vuelve una realidad, tragedias como la sucedida recientemente en Armenia no deberían repetirse.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.