Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1990/01/01 00:00

LOS PAPELES DEL MAR MUERTO

Parece que no son lo que se ha creido y pueden arrojar luces sobre las raices del cristianismo.

LOS PAPELES DEL MAR MUERTO

Más de 40 años después de que un joven pastor beduino en contrara el primero de los pergaminos del Mar Muerto, en la que constituyó una sensación arqueológica, los eruditos empiezan a ventilar sus discusiones secretas anteriores. Este año se inicio una ardua polémica cuyo punto fundamental involucra finalmente el significado naturaleza misma de los pergaminos.
"Son la obra de una pequeña secta" "Son la recopilación de la sabiduría de todo el judaismo de la epoca".
Los primeros rounds han tenido como tema central el acceso a la documentación y la lentitud injustificada en la publicación de los pergaminos por parte de los editores. El acceso de los eruditos a los pergaminos es necesario para dilucidar el más importante cuestionamiento con respecto a la hipótesis prevaleciente sobre el origen y naturaleza de los documentos. Varios expertos sospechan que los 800 pergaminos, dentro de los que se incluyen las versiones conocidas más antiguas de pasajes y libros de la Biblia hebrea, no son lo que se creyó Inicialmente.
Hasta ahora se asumía que eran obra de los esenios, una pequeña secta ascetica judia. Pero si los pergaminos representan el pensamiento de un amplio espectro de judios palestinos y no simplemente el de una secta aislada, deberan dar a teólogos e historiadores una nueva perspectiva de la dinámica de todo el judaismo postbiblico y su influencia en los origenes del cristianismo. Dado que los documentos contienen ideas similares a doctrinas cristianas posteriores, los pergaminos podrían demostrar que el cristianismo surgió de las bases de un judaismo en proceso de agitación y transición y no de una restringida secta. La hipotesis del origen esenio de los pergaminos nacio poco despues del descubrimiento de los primeros siete documentos, impulsada por los expertos que teorizaban sobre la fuerte influencia esenia en el cristianismo.
Por asociación, los pergaminos descubiertos posteriormente fueron atribuidos tambien a ellos y de esta manera el "eslabon esenio" terminó grabandose en las mentes populares y académicas, reforzandose en 1955 con la publicación del libro de Edmund Wilson, "Los pergaminos del Mar Muerto".

Sin embargo, a medida que se han analizado más pergaminos, se ha demostrado que ninguno hace alusión a Qumran, donde supuestamente se habria asentado la secta esenia. El "Manual de Disciplina", uno de los 7 pergaminos originales, contiene reglas de conducta tales como el evitar el enriquecimiento personal y llevar una vida comunitaria. Pero extrañamente no hay alusión alguna al celibato, una de las bases fundamentales de la secta esenia, conocida a traves de escritos de historiadores de la época como Plinio el Joven y Flavio Josefo. Según estos, los esenios florecieron en Palestina entre los años 150 a.C. y 70 d.C., y nunca sobrepasaron los 4.000 miembros.

Las similitudes encontradas entre la doctrina esenia y conceptos cristianos del Nuevo Testamento, tales como la predestinación y la dualidad de la carne y el espiritu, han sido utilizados para reforzar la hipótesis del origen esenio del cristianismo. Sin embargo, estudios recientes más detallados de las ruinas de Qumran han sembrado la duda sobre si el sitio fue realmente un monasterio o, por el contrario, un fuerte militar. En el último simposio sobre los pergaminos del Mar Muerto, organizado por el Instituto de Estudios Semitas de la Universidad de Princeton, el doctor Norman Golb, de la Universidad de Chicago, sostuvo que Qumran era un fuerte militar que, junto con Masada, más al sur, fueron erigidos para defender a Jerusalén de los invasores romanos durante la guerra del 67 al 73 d.C. En su opinión, los pergaminos no son obra de los supuestos monjes de Qumran, sino un tesoro acumulado de escritos judios sacados de Jerusalén para protegerlos. Inclusive se ha demostrado que varios de los pergaminos próximos a ser publicados pueden tener su origen en épocas anteriores al establecimiento del supuesto monasterio de Qumran. De hecho, un pergamino conocido como el "Documento de Damasco" contiene una sección legal del año 200 a.C., que fue incorporada posteriormente en el código legal de Qumran.

Liberar a los pergaminos de la hipótesis Qumran-Esenia podría abrir la via para una nueva vision de las raices del cristianismo como el hito que marco el exodo de muchos judios de una religion dominada por el sacerdocio y que luego evolucionó al judaismo rabinico que hoy existe. Y, de comprobarse la hipótesis, sin duda alguna habría tema para una nueva y agitada discusión.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.