Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1985/12/02 00:00

LUCES, CAMARA, ACCION

La nueva generación de tarjetas de captura de video y programas de edición permite crear videos de calidad profesional en el PC.

LUCES, CAMARA, ACCION

Los profesionales de la industria del video han tenido siempre algunos de los computadores más sofisticados del mercado. En las salas de edición profesional alrededor del mundo es común encontrar máquinas con más capacidad en Ram que lo que la mayoría de los usuarios tienen en sus discos duros. Sin embargo el campo de la edición está cada día más al alcance de los usuarios profesionales medianos y pequeños e incluso de los consumidores en general. Una nueva generación de tarjetas de captura y paquetes de edición de video están haciendo posible la creación de videos de calidad profesional, desde computadoras personales de costo moderado, que no tienen en su presentación final nada que envidiar a los producidos en las salas profesionales de edición. De una manera análoga con lo que ocurrió en los años 80 con la revolución de la autoedición, o Desktop Publishing, que permitió a un grupo mucho mayor de usuarios crear documentos de calidad profesional, la revolución del 'Digital Desktop Video', o video digital de escritorio, está logrando reducir dramáticamente la inversión requerida para lograr resultados profesionales. Resultados que ya se encuentran al aire en cadenas de televisión a nivel mundial (incluyendo Colombia).
La creación de un video está dividida en dos etapas, producción y posproducción. En la primera se realiza la filmación y en la segunda se escogen partes de esta filmación y se 'editan' para crear el resultado final. Es común en el campo profesional llevar a cabo varias horas de filmación para editar resultados finales de 30 segundos. Para poder editar un video utilizando herramientas de video digital de escritorio es necesario tener una computadora personal, una fuente de video (usualmente una videograbadora), una tarjeta de captura que convierta la señal de video a información digital, un programa de edición de video y una considerable cantidad de espacio en disco duro. Este último punto es de vital importancia ya que el video en formato digital utiliza una gran cantidad de espacio en disco, dependiendo de la calidad, entre un megabyte (calidad similar a la de un VHS) y nueve megabytes (calidad superior a Betacam SP) por segundo. En cuanto a las tarjetas de video, están disponibles a partir de 450 dólares de fabricantes como Truevision, Miro y Matrox. Existen adicionalmente fabricantes, como Apple o Dell, que venden estaciones preconfiguradas con las herramientas necesarias para editar video. Una vez configurado el hardware necesario para capturar y almacenar video es necesario utilizar un programa de edición no lineal para editar presentaciones finales. La mayoría de tarjetas de captura vienen acompañadas de programas básicos de edición pero generalmente deberá utilizar programas más sofisticados, como Premiere de la casa Adobe, si quiere incluir efectos especiales y crear presentaciones de alta calidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.