Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1997/01/06 00:00

SUPERTRANCON.COM

UN DERRUMBE EN LA AUTOPISTA DE LA INFORMACION DEJO AISLADOS DURANTE UNA SEMANA A MILES DE USUARIOS DE INTERNET.

SUPERTRANCON.COM

El domingo de la semana pasada los usuarios de Colomsat se convirtieron sin querer en los primeros damnificados de un apagón de Internet en Colombia. Ese día, lo que comenzó como una de esas simples fallas técnicas _con las que los navegantes del ciberespacio están familiarizados_ se transformó en una pesadilla de siete días sin conexión para miles de personas que infructuosamente trataron de entrar a la red y no pudieron consultar ninguna página, ni recibir o enviar correo electrónico. En diálogo con SEMANA el ingeniero Ricardo Corrales, gerente de Internet de Colomsat, reconoció la gravedad de la situación y explicó que ésta se debió a que "por problemas legales o técnicos" fue clausurada la empresa que les hacía la conexión de ingreso a la red de Internet en Estados Unidos, y dejó a Colomsat desconectada del servicio. Este problema afectó igualmente a las otras empresas de Latinoamérica pertenecientes a Telechile _la casa matriz de Colomsat_, las cuales estuvieron fuera de línea durante toda la semana. Corrales aceptó igualmente que Colomsat no se encontraba preparada para una emergencia de este tipo, e informó que su compañía estaba haciendo intensos esfuerzos para restablecer su servicio de Internet entre sábado y domingo. Agregó además que el percance coincidió con la preparación de un programa de expansión de la empresa, motivado por el crecimiento en la demanda de sus servicios. Y aunque la compañía tuvo millonarias pérdidas por la no prestación de su servicio, Elsa Campo, directora de publicidad y mercadeo de Colomsat, dijo que "lo más preocupante es el deterioro de la imagen". Durante un año Colomsat se afianzó en el liderazgo de los proveedores de acceso a Internet y contaba con un excelente nivel técnico. A tal punto que, hasta antes del incidente de la semana pasada, una de las justificaciones de la empresa para conservar las tarifas más altas que las de sus competidores era la calidad en la prestación de su servicio. Una de las cosas que menos les gustan a los usuarios de Internet es tener que esperar. Ya sea por problemas con el módem o con la línea telefónica, en Internet una demora de minutos es insoportable y lo único peor que eso es que la espera pase de los minutos a las horas o a los días. Y si bien es cierto que ninguna empresa está exenta de dificultades, también lo es que las compañías que prestan servicios como el de Internet deberían tener listo un plan de respaldo para eventualidades como la que se le presentó la semana pasada a Colomsat y que perjudica a tantos usuarios. Lo que le pasó a Colomsat le podría ocurrir a cualquier otra empresa, por eso, luego de esta experiencia, les queda claro a todas las compañías proveedoras de Internet que un buen servicio técnico no se mide en los anuncios publicitarios ni en las altas tarifas sino en la capacidad de responderles a los clientes en situaciones críticas como la descrita.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.