Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/1989 12:00:00 AM

TAN VIEJO COMO EL SEXO

Ahora resulta que el SIDA es del año de upa.

TAN VIEJO COMO EL SEXO TAN VIEJO COMO EL SEXO
En los últimos años, decenas de estudios se han escrito sobre el SIDA. Una de estas publicaciones acaba de salir en Francia, escrita por el doctor Mirko Grmek, profesor de historia de la medicina en la Escuela de Altos Estudios de Paris.
La obra "Historia del SIDA" plantea el origen y desarrollo de la enfermedad. Afirma el autor que muy posiblemente el virus del SIDA haya existido desde siempre. Sin embargo, la ausencia de testimonios escritos sólo permitió detectarla en época reciente.

El profesor Grmek narra como en 1870 el médico austriaco Moriz Kaposi encontró que el sarcoma que hoy lleva su nombre, atacaba preferencialmente a hombres jóvenes. Y cita cómo 12 años después, en Nápoles, dicho sarcoma se presentó en forma epidémica, siendo los hombres sus principales víctimas. El investigador se pregunta si será especulación o simple coincidencia que Nápoles fuera, por aquel entonces, uno de los lugares más frecuentados por los homosexuales. Imposible saberlo con certeza pero, en todo caso, según las investigaciones de Grmek, el SIDA ya se había manifestado en Europa en 1952. Es decir, más de un cuarto de siglo antes de la fecha admitida oficialmente, que señala que la enfermedad se originó en Africa, llegó a los Estados Unidos y de ahi se propagó al resto de América y a Europa.

Pero, ¿qué tiene que ocurrir para que un virus que habia convivido siempre de manera pacífica con la humanidad, de un momento a otro desate una catástrofe? Anota el profesor Grmek en su libro que muchos gérmenes infecciosos que han vivido en armonia con el hombre por espacio de siglos, por causas diversas encuentran en determinado momento circunstancias propicias para su explosión. Estas causas pueden estar en el cambio de hábitos alimentarios, de estilos de vida, la rapidez de los medios de transporte, etc., que rompen en un momento dado el equilibrio ecológico y permiten que los microbios surjan y ataquen.
Grmek señala que un virus banal puede convertirse en terriblemente mortal si el medio le es propicio. A título de ejemplo cita el caso de un marinero noruego que, en 1935, llegó a un pequeño poblado de Groenlandia y... estornudó. Los 800 habitantes de la región, habituados a no recibir extranjeros que portaran gérmenes foráneos, observaron cómo en las semanas siguientes a la llegada del visitante, el 10% de la población esquimal moría de complicaciones pulmonares. Igual pudo ocurrir con la sifilis o el cólera, mal que diezmó la población europea. En lo que atañe al SIDA, el virus que quizás por espacio de siglos se mantuvo controlado, hoy se propaga como una nueva peste.
De acuerdo con la teoría del profesor Grmek, este viejo virus ha aprovechado para deslizarse soterradamente en una civilización de libertad sexual, viajes instantáneos y asepsia generalizada. Y trae a colación el dramático caso de los veteranos de la Legión Americana, muertos en 1976 en un lujoso hotel de Filadelfia. El germen responsable, que existía en el medio ambiente, gracias al dispositivo de climatización que le ofreció las condiciones ideales para su multiplicación, se convirtió en un agente patógeno. Y concluye: "Los efectos indeseables de la civilización aún no terminan de sorprendernos".

Grmek señala que la sensibilidad de cada época histórica otorga privilegios a una enfermedad porque, agrega, no es puramente casual que las alianzas del SIDA con el sexo la droga y la informática sean también expresiones de la vida moderna.

Esta nueva teoría no puede ser menos desalentadora. Tan incierto como su origen lo es el futuro de esta enfermedad que hoy tiene en jaque a los investigadores y que, a los ojos de Grmek, coloca a la humanidad a las puertas de la primera de las grandes pestes de la era postmoderna. -

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com