Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/18/1990 12:00:00 AM

VENTANA AL FUTURO

Un programa de la Universidad de los Andes integrará a los colombianos a la investigación científica de la NASA.

Que los cerebros fugados no regresan al país por falta de oportunidades científicas, es algo que el caso de Sergio Torres niega rotundamente. Torres, astrofísico bogotano de 34 años, regreso al país hace unos cuantos meses después de casi 10 años de estudio y trabajo en el exterior, de los cuales pasó los tres últimos en la Base Espacial Goddard en Estados Unidos. Allí se desempeñaba como líder del grupo que tenía a su cargo la tarea de desarrollar el software para el procesamiento y análisis de datos del experimento DMR (por la sigla en ingles de Radiometro Diferencial de Microondas). En ese caracter, el científico colombiano ingresó al exclusivo mundo del programa del satelite Cosmic Background Explorer (COBE), que es el intento de la NASA por entender, ni más ni menos, el origen del universo.

El mérito de Torres no esta solamente en su regreso al país para convertirse en profesor de tiempo completo de la Universidad de los Andes. Mas que eso, ha organizado en ese centro académico un grupo de astrofisica integrado por estudiantes de física e ingenieria, con el objeto de estudiar por cuenta propia la radiación cósmica de fondo. Para ello, el equipo colombiano contará con los datos transmitidos por el satelite, que al estar fuera de la influencia de la atmósfera y de la masa terrestre, esta en capacidad de medir precisamente esa radiacion que proviene de la explosión primigenia o Big Bang. Como dice Torres, el COBE, al detectar esa radiación, lo que ha hecho es sacarle una foto al nacimiento del universo Torres y su grupo se encuentran empeñados en diseñar los programas de analisis para ciertos aspectos del experimento, a partir de los mapas elaborados por el COBE, en un programa a mediano plazo (5 años) en los que la ciencia colombiana se integrará a una investigación esencial para resolver los problemas fundamentales de la astrofísica, que en últimas están dirigidos a la comprensión del origen del universo y los procesos que tuvieron lugar y continuan sucediendo a partir de sus inicios.

El programa, que cuenta con el apoyo institucional de la Universidad de los Andes, ha sido presentado a Colciencias para su apoyo, sobre todo en materia economica. Parte del trabajo se podra llevar a cabo en Colombia, hasta donde las facilidades informáticas del país lo permitan. Sin embargo, en su fase más avanzada, la idea es que los investigadores colombianos se integren con la investigación de la base espacial Goddard, sede del experimento. Para ello, se cuenta ya con el apoyo de los responsables norteamericanos de la investigación, y en especial del director de analisis del experimento DMR, George Smott.

En ese sentido, ya se presento una propuesta a la NASA, que incluye los trabajos elaborados hasta ahora. Las posibilidades de encontrar buen recibo no solo provienen de la buena voluntad de los norteamericanos sino en el nivel de la investigación colombiana, que anima a Torres (que conoce por dentro la calidad requerida para calificar) a ser optimista sobre los resultados.

La importancia de la propuesta de la Universidad de los Andes salta a la vista. Como dice Torres, "podrá demostrarse que en Colombia estamos en capacidad de hacer investigación en ciencias básicas, sobre todo en un campo de avanzada en el mundo". Al fin y al cabo, se trata de la participación del país en el experimento de astrofisica más importante de la década.

La formación en Colombia de un grupo de estudios de análisis de datos resulta fundamental para consolidar una estructura para la física experimental en el país. Se investigarán técnicas de optimización del almacenamiento de inmensas bases de datos en computadores de memoria virtual --en un momento dado habra que manejar 2 x 109 bytes de información--y se investigarán algoritmos de ajustes de datos y simulación de modelos cosmológicos. Eso significa que además de la importancia de demostrar que en el país también se puede hacer investigación de punta en ciencias basicas, las experiencias adquiridas tienen aplicaciones en muchos campos de investigación, incluidas las ciencias sociales.

Ese, tal vez, es el mensaje clave de la presencia de un investigador como Sergio Torres en el país. "Yo regresé a Colombia después de 10 años, sin mayores expectativas sobre lo que se podría hacer aquí. Pero he encontrado que existe un gran interés por la ciencia y, sobre todo, un potencial humano de primera linea. Ojalá este programa sirviera para interesar a muchos científicos colombianos que gastan su talento en países ajenos, a regresar a Colombia, donde hay tanto por hacer " .
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.