Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/07/24 00:00

La historia de Pedro Parker, el comentarista más asiduo de Semana.com

Quienes comentan en esta revista online ya lo conocen: sus 1.263 comentarios marcan récord y su pluma es ácida y radical. Tanto así, que le salió un émulo que tomó su nombre pero para opinar exactamente lo contrario.

La historia de Pedro Parker, el comentarista más asiduo de Semana.com

Desde que existe Internet,  los lectores no tienen que aceptar pasivamente lo que publiquemos los periodistas. Pueden opinar, refutar o ampliar lo que están leyendo, viendo u oyendo. Miles de comentaristas comparten sus ideas, discuten entre sí, y construyen el sentido de los textos junto con los articulistas, en una especie de democracia práctica y algo caótica.
 
Aveces el espacio de comentarios se vuelve un verdadero "campo de batalla" donde se intercambian calumnias, groserías y hasta amenazas, que espantan a los lectores más sensatos, y hacen el intercambio de ideas imposible. 
 
En el proceso de conocer mejor a sus comentaristas, Semana.com, descubrió la interesante historia de los Pedro Parker González.

Pedro Parker Gonzalez, el original, es un asiduo visitante de Semana.com. Se registró en el portal el 16 de julio de 2008 y durante este año ha enviado la no despreciable suma de 1.263 comentarios que han sido publicados en 1.078 artículos.

¿A qué le apunta Parker? Todo lo que huela a oposición gobiernista es su blanco. En sus comentarios se ha declarado un “uribista pro-democracia”. Dice además que escribe artículos en otros países en inglés y en francés para delatar el terrorismo de Estado.

Por mucho tiempo, los comentarios de Pedro Parker  venían cargados con veneno  y hasta insultos. Al columnista Daniel Coronell lo ha llamdo “Coronela” y últimamente lo ha calificado de “incitador al delito”. A éste, en una sola columna, le escribió 70 comentarios.
 
A la columnista María Jimena Duzán, le dijo improperios y la llamó  “la honorable corrupta arrepentida” y una “atizadora de la anarquía y el caos”. Otro fustigado con el grueso calibre del vocabulario de Parker es Larri, un muñeco sarcástico que comenta la actualidad nacional; lo denomina “muñequito mariqueta, mariconson y maricona”.

Al senador Jorge Enrique Robledo lo acusa de enseñar a hacer bombas molotov en la Universidad Nacional. A la senadora Piedad Córdoba la llama “honorable terrorista Teodora”. A Andrés Arango Villa, un comentarista de los muchos que hay en Semana.com, le dijo “eres una escoria más de esa insignificante minoría, paupérrima, escuálida que no llenan ni la plaza de Santa Maria..jajaja compre Racumín y suicídese rata”. Y para cerrar con broche de oro, entre muchos otros casos, al profesor Gustavo Moncayo, el Caminate por la paz, lo tildó de profesor de kínder que habla como analfabeta, además de ser un “voltiao, lambechaqueta que le sirve de interlocutor a los asesinos que secuestraron a su hijo”, afirma Parker.

Este radical le causa urticaria a más de un comentarista en Semana.com. Prueba de ello es que el 73 por ciento de sus comentarios están calificados negativamente, sólo el 3 por ciento tiene votos positivos y el resto no los comentan.

Pero entonces, como sucede aveces en la nueva democracia de la red virtual, a Pedro Parker, el original, le nació un opositor el pasado 13 de junio que le arrebató su nombre para contradecirlo. Este escribe como PEDRO PARKER GONZALEZ (así, con mayúsculas),  y lo contradice constantemente. 

Parker, el contradictor, es otra máquina de comentar. Con solo un mes de actividad ha escrito 427 comentarios en 170 artículos. Su blanco son los comentarios del Original. El seguimiento que El Contradictor le ha hecho al Original ha sido asfixiante, a tal punto que El Original decidió no volver a escribir groserías por la recomendación que El Contradictor le hizo en un comentario.

Sin embargo, el Original está indignado con El Contradictor por haber copiado su nombre y confundir a los lectores, escribiendo comentarios que nada tienen que ver con su pensamiento. Parker, El Original lo considera parte del “pasquín de Semanancol”, como se refiere a Semana.com, en clara referencia a la agencia Anncol que difunde con frecuencia las ideas de las Farc.

La más reciente incursión de El Contradictor fue crear en Facebook un grupo para “analizar el comportamiento de foristas como Pedro Parker” en medios como Semana.com, El Tiempo, etc.
 
Semana.com quiso entrevistarlos a los dos, pero sólo contestó El Original. Con sorprendente amabilidad explicó quién es y por qué escribe con tanta vehemencia. Ver entrevista.

Es claro que el enfrentamiento entre los dos comentaristas ha sido sano y democrático. Parker, El Original, ha tenido el buen criterio de no decir más groserías sin perder su espíritu radical y crítico.  Y, para garantizar el balance y el contraste, El Contradictor  sigue encima de los comentarios que escribe El Original para opinar lo opuesto.
 
¿Y ustedes amables lectores con cuál Parker se quedan? ¿Creen que por su disciplina participativa se han ganado un espacio permanente para que opinen en Semana.com? Estaremos, como siempre atentos a sus comentarios.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.