Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/04/10 00:00

Playmobile demanda cura que crucificó a su jesús

El sacerdote alemán Markus Bomhard fue demandado por la empresa que fabrica los famosos muñecos armables, por modificarlos para representar escenas bíblicas.

Playmobile demanda cura que crucificó a su jesús

Cuando entró el primer clavo en la mano de Jesús, éste no gritó; cuando sus pies fueron asegurados con otro clavo, María Magdalena no lloró; y cuando levantaron la cruz, ningún presente exclamó. Nadie se impresionó porque el crucificado y los presentes eran muñecos de plástico que el sacerdote alemán Markus Bomhard había utilizado para recrear un pasaje de la Biblia.
 

 
Rayos y centellas llovieron. Y no fue Benedicto XVI el que puso el grito en el cielo, fue Playmobile, la empresa creadora de los muñecos que el sacerdote usa para fotografiar y enseñar las sagradas escrituras.

En un principio todo era oscuro y polvoriento; era el sótano de la casa de Bomhard donde se encontraban los muñecos y de donde salió la idea. Después creó castillos, escuelas, zoológicos, entre otros, y se dio cuenta que podría crear un una iglesia con un Playmo-Pastor. Hasta aquí la inocencia de sus actos no lo condenaban.

Fue cuando perforó los pies de un Jesús de juguete y, al parecer, calentó sus extremidades con fuego para adaptarlas a una posición de crucifixión, que las cosas se complicaron. La empresa alemana Geobra Brandstätter, propietaria de la marca, asegura que no está en contra de las representaciones bíblicas, lo que realmente le preocupa es la manipulación de las figuras que puede inducir a que los niños realicen las mismas prácticas.
 

 
El sacerdote se defiende diciendo que se trata de una remodelación creativa y que su objetivo no es comercial. Hasta el Papa Benedicto XVI dijo que la idea le parecía brillante y lo felicitó por "facilitar el acceso a las escrituras de un modo lúdico".

La empresa alemana le dio plazo al religioso hasta el pasado seis de abril de abandonar sus prácticas. El demandado ha cambiado el nombre del sitio que había creado en Internet de “Playmo-Bibel.de” a "Klicky-Bibel.de", pero sus imágenes siguen allí.

El joven pastor protestante, teólogo y afín a la iglesia luterana, solo desea continuar enseñando la Biblia de manera gráfica. Hasta creó un foro donde recibe propuestas para representar pasajes bíblicos. Playmobile ya demandó y no será la justicia divina la que caiga sobre el sacerdote sino la justicia civil. Faltará saber quién se salva y quién se condena en este singular pleito.
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.