Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/3/2011 12:00:00 AM

Apenas el final

Los dos últimos toros de Ambaló se movieron y con ellos Antonio Ferrera y Paco Perlaza cortaron una oreja, cada uno. Víctor Puerto aró en el desierto.

Lo rescatable estaba al final, en esos dos toros que se movieron, hasta permitir que Antonio Ferrera y Paco Perlaza tuvieran en qué desfogar todo lo que traían dentro,. En la otra cara de la moneda, Víctor Puerto se iba con el deber cumplido, pero con la bronca íntima de no haber dado con el material para cuajar lo que llevaba entre pecho y espalda para una plaza que tanto le significa.

La corrida de Ambaló no alcanzó la otra orilla, pese a esa imagen a la hora del adiós. Tres de los primeros cuatro ejemplares - la excepción fue el segundo - naufragaron entre la sosería y la mansedumbre, pese a la voluntad de los toreros, común denominador de la tarde.

Por ella, deberían darle una condecoración a Puerto. Aró en el desierto de los suyos. El primero de la tarde eligió pronto los adentros y por más que Víctor le dio esos terrenos, no hubo en esas cortas embestidas la suficiente sustancia para levantar los ánimos de una tarde casi siempre soporífera. Saludo desde el tercio.

El cuarto no se diferencia mucho de aquel. Si el torero lo apretaba protestaba y si lo dejaba a su aire no se movía. Era imposible entonces dar con un término medio. Sin embargo, Puerto lo buscó por aquí, por allá y por acullá. No hubo resultado alguno. De nuevo, la gente agradeció la voluntad con las palmas que Víctor recibió desde el ruedo.

Antonio Ferrera se encontró con uno, segundo de la tarde, que giró en contrario en cada oportunidad que salió de los lances. Tras las banderillas, el de Ambaló comenzó a ir de largo y Ferrera quiso aprovechar esa condición. Un tercero, el aire, se metió en la conversación y todo quedó en ruido, por que los trompicones malograron la estética de la faena. Palmas al toro y silencio para el torero.

En el quinto, ese pliegue que dividió la tarde en dos, por fin hubo la codicia que le faltó a la mayoría de sus predecesores. Ahí, en terrenos muy concretos, en los medios, significado de la tendencia del animal a no evitar la pelea, se produjeron las tandas con las que Antonio fue haciendo el camino a un trofeo, ese con el que dio la vuelta al ruedo.
Paco Perlaza también halló la veta en el castaño sexto, que se movió y estuvo pronto a los llamados del torero caleño, decidido a no pasar en blanco. Por momentos, hubo ligazón, gracias a un factor nada despreciable, la fijeza del animal. Paco siempre estuvo ahí, firme y el toro le correspondió el esfuerzo. Una oreja.

El otro, tercero de la corrida, pudo pagar el costo de dos volteretas. Se vino abajo y se vio tardo en la muleta. Para destacar, el bonito quite de Perlaza y un par de Raúl Morales, uno de los subalternos más destacados de la Feria, detalles que a lo mejor pasaron al olvido por esas embestidas descompuestas y con el freno puesto de un toro sin trascendencia. Saludo.


Ficha de la corrida
Plaza de toros de Cañaveralejo
Domingo 2 de enero de 2011
Feria de Cali
Ultima corrida de abono



Seis toros de Ambaló. Desiguales de presentación. Palmas en el arrastre para tres (segundo, quinto y sexto), que se movieron. Pitos a los demás, sosos y mansos. Pesos: 444, 482, 474, 470, 448 y 440 kgrs



Víctor Puerto

Verde limón y oro

Saludo y saludo



Antonio Ferrera

Nazareno y oro

Silencio y oreja



Paco Perlaza

Caldero y oro

Saludo y oreja




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.