Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/14/2011 12:00:00 AM

Siete orejas: de la abundancia, a la exageración

Importante tarde. El Cid, una sustitución de lujo. Luque dejó cartel en Bogotá y Bolívar alcanzó a subirse al tren de la puerta grande. Los toros de Juan Bernardo Caicedo, variados y exigentes. La Presidencia, manirrota.

A la tarde le bastaba con todo lo que bueno que pasó en ella. Es decir, no necesitaba de las exageraciones del palco para trascender. Igual, más allá de los dividendos - siete orejas – hubo otra vez una corrida de kilates en Bogotá, una más, para sumar a la racha exitosa de la Santamaría en esta temporada.

El Cid encabezó esa procesión de los alternantes que se marchó por la puerta grande. Vino a sustituir a Sebastián Castella y le dio la razón a la empresa. Está claro que él, Manuel Jesús, ha decidido no parar en el envión que lo convirtió en gran protagonista de la segunda fase de la temporada española de 2010.

Y así como empalmó esa ronda con la de este 2011, así empalmó los muletazos en ese segundo de la tarde, el mejor de los seis de Juan Bernardo Caicedo, para enseñar qué tan largos pueden ser los naturales, pero además, qué tan bajos y qué tan profundos. El Cid puso su mano izquierda a probar la temperatura de la arena húmeda, a la vez que la corría hasta obligarla a ir más allá de donde se podía. Y el toro, un castaño requemado, bailó a ese son. Los tendidos rompieron en ese momento cumbre. Lástima que la espada cayó baja. Igual, el palco dio una oreja, la que era, y otra más, fruto de sus debilidades.

En el cuarto, hubo una lección con un toro muy diferente, amigo de mirar con codicia el rosa y oro del de nacido en Saltera. Hubo un instante en que lo más recomendable parecía ser ir por la espada. El Cid decidió todo lo contrario: se puso firme, como los cimientos de la plaza y aguantó para terminar obligando a embestir a esa mezcla de raza y genio, hasta llevarlo a romper. La entrega le dio una oreja, de las justas.

Daniel Luque confirmó y se ganó de entrada la absolución de los bogotanos. Tuvo un toro que prefirió casi siempre ir con la cara arriba, pero con la ventaja de moverse y de pelear en los medios. El andaluz administró los problemas con una sola receta: la de su temple. Hubo mando en los estatuarios y arte en esos muletazos en los que la quietud enseñó majestad y oficio. Dos orejas, una a ley y otra revestida de premura del palco.

El sexto se lidió en un piso cada vez peor y con la compañía de la lidia. El toro echó la cara arriba y afeó las propuestas de Luque. Silencio, tras aviso.

Luis Bolívar encontró a un tercero que fue de más a menos. En el capote hubo gusto y emoción. La variedad con el percal puso a Luis en la misma ruta de sus alternantes, que a esa hora ya tenían la llave de la salida a hombros. Pero luego aparecieron las complicaciones en el ejemplar. Menos mal, Bolívar no renunció y se quedó en los terrenos que exigía el triunfo. Estocadón y oreja.

En el quinto no hubo consenso. Ni lo hubo allá abajo, en esa faena larga donde los muletazos no se dieron en medio de la necesaria empatía de los dos protagonistas. Y tampoco allá arriba, con división de opiniones que se remarcaron aún más en medio de la vuelta al ruedo, oreja en mano.

Ficha de la corrida

Plaza de toros La Santamaría
Domingo 13 de febrero
Temporada bogotana 80 años
Quinta corrida de abono
Dos tercios de entrada

Seis toros de Juan Bernardo Caicedo. En general, bien presentados. Bravo y encastado el segundo de la tarde. El primero cumplió. El tercero de más a menos. El cuarto, enrazado y con asomos de genio, pero rompiendo al final. El quinto, sin trascender. El sexto, a la defensiva. Pesos: 472, 482, 540, 479, 544 y 518 kgrs

El Cid
Rosa y oro
Dos orejas y oreja

Luis Bolívar

Turquesa y oro
Oreja y oreja con división de opiniones

Daniel Luque
Dos orejas y silencio tras aviso

Detalles: Daniel Luque confirmó con el toro Magistrado, número 185. Saludaron James Peña y Rafael Perea El Boni por banderillas al primero y cuarto, respectivamente. Tarde fría, con piso en buen estado, hasta el sexto, cuando echó a llover con fuerza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.