Publicado: 10/03/2003

Los superricos

Los superricos

Para nadie es un secreto que el mundo de la Fórmula 1 mueve millones de dólares. Sin embargo, contrario a la creencia popular, los mayores dividendos no siempre se los llevan quienes son el alma de este deporte: los pilotos. Aunque los corredores ganan cifras importantes sus ingresos están bastante lejos de lo que reciben otros que no tienen que arriesgar la vida en cada curva. Muy pocos pilotos hacen parte del exclusivo club de los hombres que han superado los 50 millones de dólares gracias a los carros y a las carreras. Estos son algunos de los más ricos del Gran Circo.

Bernie Ecclestone: 3.800 millones de dólares

Es el dueño de la Fórmula 1. Su empresa Formula One Holdingses es una de las cinco compañías deportivas más rentables de todo el mundo. Sus activos se sustentan alrededor de la televisión, el merchandising y la publicidad del Campeonato Mundial de Fórmula 1. Tan sólo en 2000 las empresas de Ecclestone relacionadas con la Fórmula 1 desembolsaron 135 millones de dólares en impuestos.

Michael Schumacher: 226 millones de dólares

En sus 10 años en la Fórmula 1 ha logrado amasar una gran fortuna. La mayor parte de sus ganancias provienen de los 30 millones de dólares que ha cobrado anualmente desde hace tres años por conducir los autos de Ferrari. Otro porcentaje importante de sus ganancias proviene de los dividendos que recibe por concepto de mercadeo de sus productos. Es uno de los pocos pilotos que ha conseguido hacer una fortuna que supera los 50 millones de dólares.

Ron Dennis: 226 millones de dólares

Buena parte de esta fortuna del hombre fuerte de McLaren, aproximadamente unos 160 millones de dólares, provienen de la época de la alianza del equipo con el grupo árabe TAG. Dennis es uno de los principales accionistas de la escudería y sus ingresos se redondean gracias a los dividendos que ésta reporta.

Eddie Jordan: 148 millones de dólares

La fama de ahorrativo que tiene este irlandés en el ambiente de la Fórmula 1 se refleja con su elevada posición dentro del ranking de los más ricos de la Fórmula 1. Es el dueño de la escudería que lleva su apellido y su fortuna también es el fruto de los buenos negocios realizados con los equipos que tuvo en otras categorías del automovilismo.

Frank Williams: 134 millones de dólares

Resulta increíble ver en esta galería a quien hasta bien avanzados los 70 sobrevivía como podía en la Fórmula 1, acorralado por las deudas y obligaciones. Tuvo la suerte de aliarse con empresas árabes y desde entonces su equipo ganó títulos y él sumó fortuna.

Jackie Stewart: 99 millones de dólares

Sin haber pertenecido como piloto a la época de las grandes ganancias, Stewart, uno de los precursores del profesionalismo, supo explotar luego de su retiro en 1973 su imagen y capacidad para las relaciones públicas. Esto hizo engrosar su cuenta bancaria, resguardada también por su fama de ahorrativo, propia de todo buen escocés. Aunque su escudería fracasó hace dos años sus ahorros le permiten estar dentro del ranking de los hombres que se han hecho millonarios con la Fórmula 1.

David Richards: 77 millones de dólares

Su presencia en el grupo mayor de la Fórmula 1 es bastante reciente con su participación en Benetton y su actual cargo de director general de la escudería BAR. La mayor fama, trayectoria y dinero de este británico provienen del rally, que todavía en estos momentos lo tiene como referente no sólo deportivo sino también comercial.

Patrick Head: 59 millones de dólares

A muchos puede parecerles extraño ver con tanto dinero a este ex jefe técnico de Williams. Su gran influencia en las decisiones del equipo y amistad con Frank Williams le permitieron participar, junto con su jefe, en algunos negocios que le dieron importantes ganancias.
SEMANA.COM COPYRIGHT©2020 PUBLICACIONES SEMANA S.A.
Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.