Tendencias
Nuevo observatorio de aves en Bogotá. Foto: Cristian Diaz/IDT

fauna

¡A conocer las aves de Bogotá!: la ciudad cuenta con dos nuevos observatorios

Estos espacios están ubicados en el humedal El Burro y en el sendero de Monserrate. Con estos dos observatorios, la ciudad completa seis infraestructuras de esta naturaleza, en donde los visitantes pueden conocer sobre las 250 especies especies que habitan en la capital.

Con el fin de brindarles a los habitantes de la capital y sus alrededores nuevos espacios para el disfrute y entretenimiento, Bogotá tendrá dos nuevos observatorios para el avistamiento de aves, espacios que permitirán conocer la gran riqueza natural que tiene la ciudad.

Así lo dio a conocer el Instituto Distrital de Turismo (IDT), entidad que informó que estos espacios se encuentran ubicados en el humedal El Burro, al suroccidente de la capital y en el sendero peatonal de Monserrate, al oriente. 

Estas nuevas infraestructuras harán parte de la Red de Observatorios de Aves y se sumarán a otros cuatro ya existentes en la capital, que se encuentran en: el Sendero Ecológico San Francisco - Vicachá, el humedal Santa María del Lago, el Parque Regional La Florida y el sendero La Vieja.

Le recomendamos: Así será el libro para ponerle color a las aves bogotanas

“Invitamos a toda la comunidad a disfrutar de estos nuevos espacios, que han sido elaborados con materiales totalmente amigables con el medio ambiente. Queremos que los cuiden, que los disfruten, porque en los nuevos observatorios no solo van a avistar las especies de aves más importantes de la ciudad, sino que podrán realizar actividades relacionadas como el senderismo y el paisajismo", manifestó Karol Fajardo Mariño, directora del IDT.


Los observatorios le permiten a los amantes de la naturaleza ver y conocer sobre las especies de aves de la ciudad. Foto: Cristian Díaz/IDT

De igual forma, la funcionaria invitó a las agencias de viajes especializadas para contribuir con la reactivación del sector, con la realización de actividades al aire libre y atendiendo los protocolos de bioseguridad respectivos.

Áreas rurales 

Bogotá está compuesta en casi un 70 por ciento de su territorio por áreas rurales, lo que le permite tener a su alrededor una amplia oferta de turismo de naturaleza. Esto le ha valido un reconocimiento como la capital con mayor diversidad de aves en el mundo, con 250 especies, de las cuales tres son endémicas: la tingua bogotana, el chamicero y el cucarachero de apolinar.

Así las cosas, la Red de Observatorios de Aves de Bogotá se convierte en gran atractivo para los turistas, provenientes de países como Inglaterra y Estados Unidos, especialmente. En promedio, antes de la pandemia, se calculaba la visita de cerca de 17.425 turistas internacionales especializados en observación de aves por año.

Dentro de sus propósitos para el 2021, el Instituto Distrital de Turismo está comprometido con el impulso al turismo rural y de naturaleza, a través del fomento de una cultura sostenible, responsable y cuidadosa con los ecosistemas naturales de la ciudad.

Le sugerimos: Aves migratorias en Colombia, un espectáculo de alas, plumas y colores

Por ello, el aviturismo tiene un rol fundamental en el ámbito de la conservación del ambiente, ya que constituye una herramienta útil para el mantenimiento de especies en áreas protegidas y fortalece a las comunidades locales con alternativas que mejoran su calidad de vida y al mismo tiempo, protegen sus recursos naturales.

Bogotá cuenta con seis observatorios de aves, ubicados en distintos sectores de la ciudad. Foto: Cristian Díaz/IDT

La entidad informó que los observatorios para el avistamiento de aves están dotados con información relacionada con la descripción de las especies de aves, recomendaciones para la conservación de cada especie y acceso a la “Guía Virtual de Aves” por medio de códigos QR.

La mencionada guía describe 176 especies que se encuentran en el Distrito capital, clasificadas como imperdibles, viajeras, acuáticas y terrestres.  De igual forma, este documento incluye los lugares recomendados para su observación, agrupados en humedales, parques urbanos, cerros orientales, observatorios de aves y zonas de páramo con sus condiciones de acceso.