actualidad

Iglesia católica consagró a las familias y a Colombia al Patriarca San José

Esta consagración tiene como objetivo que San José sea el custodio y proteja los hogares colombianos. La consagración puede hacerse durante una eucaristía o a nivel familiar.


Este sábado 19 marzo la Iglesia católica consagró, por primera vez, a las familias al Patriarca San José, esposo de la Virgen María, para que él sea su custodio y proteja a los hogares como protegió el hogar de Nazaret junto con la Virgen y el Niño. También se consagró a Colombia para que “nos enseñe a escuchar la voz del Hijo amado, del Padre y a llevarla a nuestra vida”, expresó el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Luis José Rueda Aparicio.

El también arzobispo de Bogotá celebró a las 7:00 de la mañana la eucaristía de Consagración, que fue transmitida por el canal católico Cristovisión y las redes sociales de la Conferencia Episcopal de Colombia. Además, extendió la invitación para que las jurisdicciones eclesiásticas del país, comunidades religiosas, movimientos apostólicos pudieran ver la transmisión a través de las redes sociales.

Para la Consagración de las familias y de Colombia, la Conferencia Episcopal de Colombia, a través del Departamento de Liturgia, dispuso un subsidio con el que ofrece algunas sugerencias para la liturgia que se realizó este sábado. La invitación es para que se realice la consagración durante las eucaristías.

La consagración puede hacerse durante una eucaristía o una liturgia de la palabra a escala diocesana y parroquial. También puede hacerse a nivel familiar, comunidades religiosas, movimientos eclesiales y nuevas comunidades, en el marco de una jornada de oración en torno a la palabra de Dios.

Esta consagración se une a las Consagraciones de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús en junio de 1902, por el arzobispo de Bogotá de este tiempo, monseñor Bernardo Herrera Restrepo; y al Inmaculado Corazón de María en octubre de 2008 por el cardenal y arzobispo de Bogotá, monseñor Pedro Rubiano Sáenz.

Ideas y sugerencias generales para la consagración

  • Para la celebración de la eucaristía, se toma la misa de la solemnidad de San José con su eucología y serie de lecturas. Después de la profesión de fe, puede hacerse una ofrenda floral a San José, seguida de la consagración de las familias y del país al Santo Patriarca, mediante una fórmula que más adelante se propone o por otra compuesta por el ordinario del lugar o un delegado suyo.
  • Después de la consagración se continúa con la oración de los fieles. Las ofrendas pueden ser presentadas al sacerdote por una familia y sigue la liturgia eucarística como de costumbre. Para la bendición final, se propone una fórmula de libre elección.
  • Prever la imagen de San José para la ofrenda floral.
  • Teniendo como marco de la Solemnidad de San José el Familia Amoris Laetitia, conviene utilizar en las celebraciones en las que se vaya a hacer la consagración de las familias y del país a San José, el logo para el X Encuentro Mundial de la Familias y la imagen símbolo del evento creada por el padre Marco Ivan Rupnik, en un lugar visible del templo.
  • Se sugiere poner los símbolos patrios en un lugar visible del templo o sitio de la asamblea de oración en la que se hará la consagración a San José.
Se recomienda usar en las celebraciones el logo para el X Encuentro Mundial de la Familias y la imagen símbolo del evento en un lugar visible del templo. Foto:  Conferencia Episcopal de Colombia
Se recomienda usar en las celebraciones el logo para el X Encuentro Mundial de la Familias y la imagen símbolo del evento en un lugar visible del templo. Foto: Conferencia Episcopal de Colombia - Foto: Foto: Conferencia Episcopal de Colombia

Consagración de la familia a San José

Glorioso patriarca San José, que fuiste escogido por Dios para ser cabeza de la Sagrada familia, dígnate entrar en nuestra familia que hoy te invita, se postra con fe ante ti y suplica ser abrigada bajo tu manto y protección.

Desde este momento te elegimos por padre y protector, por consejero, guía y dueño de nuestras vidas. Ponemos bajo tu especial custodia cuanto somos y tenemos, nuestras almas y cuerpos, los bienes materiales y espirituales. A ti, patrono de la buena muerte confiamos el final de nuestra presencia en este mundo y el paso a la eternidad.

Poderoso San José, patrono de la Iglesia universal, defiéndenos de todos los peligros, asechanzas y engaños de nuestros enemigos visibles e invisibles. Consuélanos en las fatigas y amarguras de la vida, asístenos en las luchas y agonías de la muerte. Intercede por nosotros ante la Virgen Gloriosa, tu santísima esposa. Unido a María lleva nuestras plegarias a Jesús, el misericordioso Redentor del género humano, que fue tu Hijo adoptivo en esta tierra. Alcánzanos oportunas gracias para el camino de esta vida.

Acompáñanos paso a paso y durante todos nuestros días, hasta coronar el sueño más importante que es la eterna salvación. Amadísimo San José, quédate en nuestra familia, que quiere ser un Hogar de Nazaret y una verdadera Iglesia doméstica, en donde se viva la fe, la esperanza y el amor. Enséñanos a reflejar en nosotros tus elevadas virtudes y tu santidad silenciosa. Llévanos en tu corazón, que tú vivirás en el nuestro. Sigue, entra para siempre, esta es tu casa. Amen.

Consagración de Colombia a San José

Amado San José, esposo fiel de la madre de Dios y padre adoptivo de Jesús, nuestro Redentor, confiados en tu poderosa intercesión, venimos hoy ante ti para consagrarte nuestra patria Colombia y dejarla bajo tu custodia y protección. El enemigo ha sembrado divisiones y amenaza con destruir nuestra valiosa herencia espiritual y material construida durante largos años. Es verdad que hemos pecado de muchas maneras, especialmente por la violencia entre nuestros hermanos y la inequidad social; por eso, arrepentidos suplicamos el perdón de Dios y estamos dispuestos a una verdadera conversión.

Glorioso Jefe de la sagrada Familia, te suplicamos que hagas valer tu cercanía al trono de Dios Todopoderoso y le pidas que florezca su Reino de amor, de justicia y de paz en nuestra patria. Defiéndenos de los enemigos que pretenden arruinar nuestras familias, engañar a niños y jóvenes, instaurar una cultura que destruye la vida y difunde rebeldía contra la Ley de Dios. Líbranos de avanzar en los errores y vicios que conducen a la desgracia y a la ruina material.

Amadísimo padre y amigo San José, ruega al Padre Celestial que, así como por el ministerio de la Encarnación nos envió a su Hijo, el Buen Pastor, envíe también ahora nuevos obreros a su mies, que anuncien íntegro el Evangelio de Cristo para salvación y alegría de los hombres. Intercede para que el Espíritu Santo nos conceda gobernantes con el carisma de honestidad y sabiduría.

Carpintero de Nazaret, patrono de los obreros y artesanos, enséñanos a respetar y a promover la dignidad de cada persona humana, a defender a los niños e inocentes, a ayudar con caridad cristiana a los más vulnerables y sufridos en su cuerpo yen su espíritu. Lleva hasta Dios la súplica del Padrenuestro, líbranos del mal, que rezaste tantas veces con Jesús y María en tu hogar de Nazaret. Líbranos de la guerra, de la pandemia, del hambre y de toda perturbación.

Patrono de la buena muerte, que tengamos tu defensa y compañía en la hora de la muerte, para alcanzar nuestra máxima esperanza que es ver a Dios cara a cara en el Cielo. Enséñanos a vivir alegres en el camino de santidad, a usar con gratitud y buen cuidado los recursos de la creación, a emplear para el bien los avances que nos ofrece la tecnología de este tiempo.

San José, modelo de todas las virtudes, te damos gracias por acoger esta consagración y presentar nuestras súplicas ante el trono de la Santísima Trinidad. Recíbenos en tu corazón y ofrécenos como obsequio de amor al corazón de la Inmaculada Concepción, tu Santísima Esposa y Reina gloriosa de Colombia. Amén.