Tendencias
La población Nukak habita cerca a San José del Guaviare. Foto PNN

salud

Indígenas Nukak le huyen al coronavirus y se internan en la selva

Los hombres, mujeres y niños de esta comunidad, que habita en el departamento de Guaviare, decidieron adentrarse en la selva con el fin de evitar posibles contagios con el virus.

Como si los problemas de pobreza, hambre y abandono no fueran suficientes, los indígenas del pueblo Nukak, en el Guaviare, decidieron internarse en la selva para evitar una nueva amenaza: el contagio del coronavirus. La población de hombres, mujeres y niños, estaban ubicados en la finca de Agua Bonita en San José del Guaviare, y como medida de precaución tomaron la decisión de irse a lo profundo de la selva para evitar un posible contagio con el Covid-19.

Ante su delicada situación de pobreza, los Nukak decidieron pedir ayuda a algunas instituciones del Estado con el fin de obtener lo necesario para emprender la marcha: medicamentos, toldillos y el transporte que los llevaría a su lugar de destino.

Le recomendamos: “Coronavirus no debe nombrarse más”: el llamado de las indígenas de la Sierra Nevada

Este pueblo ha sido amenazado en los últimos días también por los incendios que no dan tregua en el lugar y que han venido consumiendo una parte importante del territorio por donde se mueven. Más de 20 conflagraciones simultáneas arrasan lentamente con el Resguardo Nukak, sitio selvático del departamento de Guaviare. 

A los Nukak los afectan diferentes problemáticas, según expertos. Por un lado, la reserva Nukak es un área que está casi en su totalidad afectada por actividades del narcotráfico, en particular por la siembra y el procesamiento de coca. Por otra parte, el resguardo de esta comunidad étnica del Guaviare, informó que existe un proceso de apropiación de tierras orientado a la producción agropecuaria, al aumento del hato ganadero y, probablemente, al lavado de activos.

Esta comunidad se suma a otros pueblos indígenas que en el territorio nacional han decidido tomar las medidas de precaución necesarias para que su población no se vea afectada por la expansión del virus, que en Colombia ya ha contagiado a cerca de 200 personas. Lo propio han hecho los indígenas del Cauca que cerraron sus fronteras y los de la Sierra Nevada de Santa Marta, que fueron los primeros en comenzar a pedir medidas de protección para evitar contacto con turistas y extranjeros.