escrito

Replica del Gerente General de Air - e a columna de opinión de Aurelio Suárez

El abogado Jaime Lombana, en representación del gerente John Jairo Toro, le hizo llegar a SEMANA una respuesta al escrito del columnista. Este es el texto completo.


El 23 de julio del presente año, SEMANA publicó en su edición impresa y digital la columna El agujero negro de Air-e”, escrita por Aurelio Suárez. Días después, la revista recibió, una solicitud de respuesta firmada por el abogado Jaime Lombana Villalba. En esta se solicitaba publicar la versión de la empresa.

Por considerarlo de interés para nuestros lectores, reproducimos dicho escrito a continuación:

“Señor

Aurelio Suárez Montoya

Respetado columnista:

En efecto, como columnista, usted cuenta con derechos constitucionales incontrovertibles a que se respete su opinión, pero también tiene la obligación legal y ética de informar de manera imparcial y veraz, de acuerdo con lo establecido en el artículo 20 de la Constitución Política. Garantías que han sido desarrolladas a través de la jurisprudencia, invocando sólo las sentencias T-200 de 2018 y SU 274 de 2019 de la Corte Constitucional. Respecto del alcance de una opinión, la mencionada corporación ha determinado la necesidad de una rectificación cuando la información carezca de veracidad.

Lo anterior es relevante, en la medida que la columna “El agujero negro de Air-e” contiene información alejada de la verdad, por lo que solicito respetuosamente permitir que se publique el siguiente texto en “cartas al lector”, o donde su revista lo disponga:

En su respuesta negativa al derecho de réplica presentado por mi poderdante a la revista Semana por su artículo titulado “El agujero negro de Air-e” del 23 de julio de 2022, debo por respeto a su profesión y a SEMANA insistir en el derecho constitucional a que se publique la versión de la empresa AIR-E S.A.S E.S.P frente a afirmaciones no ciertas, y que lesionan el bien jurídico protegido del buen nombre empresarial, la honra de sus directivas y a su obligación de dar información veraz e imparcial a sus lectores.

Resaltamos a la opinión pública, que ni una sola prueba sustenta las falaces afirmaciones de su artículo. Suárez presenta información imprecisa y mal intencionada, tampoco sostiene quiénes son los que declaran quebrantos contables en Colombia, pero “giran jugosos dividendos a Panamá o quizás a otros destinos”. Adjunto para que se publique, el documento firmado por el revisor fiscal de la empresa, que prueba de manera incontrovertible, que el hecho afirmado por usted es totalmente inexistente.

Permita que sus inteligentes lectores saquen sus propias conclusiones. También se refiere a 285 mil millones que se desembolsaron en un proyecto, pero se hace necesario que se publique sin ocultar la verdad, y es que después de dos amplios procesos públicos, nadie estuvo interesado en arriesgarse. Igualmente omite informar en su artículo, que se suscribió con la Superintendencia de Servicios un plan de gestión, calificado como el más riguroso de la historia reciente del sector eléctrico que consta de 54 indicadores. Por transparencia con sus lectores, adjuntamos el informe del tercer trimestre que demuestra un resultado excepcional de 92% de cumplimiento. Adicionalmente, se obtuvo el 100% en todos los indicadores relacionados con atención al cliente.

Estos son documentos técnicos con soportes idóneos, que revelan su sesgo como opinador. Los componentes de generación y restricciones aplicados en octubre de 2020 corresponden a 200,07 $/kWh y 25,55 $/kWh, respectivamente, los cuales pueden corroborarse en la publicación del 16 de septiembre en El Tiempo. La última publicación de tarifa del día 24 de julio en La República evidencia un valor de generación de 290,91 $/kWh y restricciones de 61,43 $/kWh. La diferencia porcentual entre estos dos valores muestra incrementos del 45,4% y 140,5%. Con relación al componente de pérdidas reconocidas se debe resaltar que en la mencionada publicación del día 24 de julio, este corresponde a 189,26 $/kWh. Lo afirmado desvirtúa igualmente lo expresado en su artículo.

Tampoco es cierto lo expresado en su artículo, sobre los supuestos dividendos girados y ganancias obtenidas, prueba de que el artículo riñe con la verdad son los estados financieros, revisados y confirmados por las autoridades competentes. La empresa ha hecho un gran esfuerzo y seguirá buscando transformar la realidad energética de una región que nunca en su historia ha gozado de un buen servicio de energía, por causas anteriores a la llegada de la empresa a quien usted ataca con información no cierta.

Le repito mi respeto,

Jaime Lombana Villalba”.

El columnista envió a su vez una respuesta a la comunicación del gerente, John Jairo Toro, que SEMANA también reproduce a continuación:

“Doctor John Jairo Toro

1. Lo que admite.

-Que adquirieron los activos por $285.000 millones-Que Air-e hace parte de una telaraña empresarial cuyos últimos accionistas son empresas domiciliadas en Panamá. -Que las resoluciones de la CREG y los decretos de MinMinas persiguen una TIR de más del 11%. -Que en la tarifa se están cargando las pérdidas eléctricas y también una tarifa nominal de impuesto de renta del 35%, no la efectiva.

2. Los logros.

- Las PQR (Peticiones, Quejas y Reclamos) de Air-e, por facturación y prestación, fueron 36.751 en 2021 (más de 100 al día), y la tercera parte de todas las del sector eléctrico en Colombia, que sumaron 114.593, y el departamento del Atlántico el mayor. Air-e es, del conjunto universal de las empresas de servicios públicos, la primera en reclamaciones, del total de 281.590, fueron el 13%. (Ver Informe Gestión de Trámites- Superservicios, dic.31 de 2021)

3. Sus imprecisiones.

-El factor G (Generación) en la tarifa plena creció, de octubre 2020 a junio de 2022, el 25% y no el 45%, de $219,97 a $275,15. El factor R (Restricciones), subió de $25,55 a $52,37, el 105% no el 140%. En cambio, el PR (Pérdidas), en ese lapso, aumentó de $41,45 a $280,39, el 576,45%. (Tengo facturas estrato 4 de soporte).

4. La contabilidad.

-Deduzco que compraron activos por $285.000 millones y han perdido $526.000 millones en 2020 y 2021, vía normas NIIF. ¿Creíble? Tomo nota. ¿Hubo dolo en la columna?

Aurelio Suárez Montoya”

Noticias relacionadas