Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/1996 12:00:00 AM

DAN GANAS DE LLORAR

DAN GANAS DE LLORAR DAN GANAS DE LLORAR
Hoy, domingo 31 de marzo, leyendo su revista, en la sección 'Gente' se habla de la acción que ha comenzado Germán Holguín. Dudé en levantarme (11:30 p.m.) e ir al computador a escribir todo lo que se le viene a uno a la cabeza cuando lee cosas como esa. Cinco minutos después aquí estoy rezando para que se publique este grito personal de odio y repugnancia hacia la doble moral que tiene en jaque pastor a Colombia. Desde la descertificación he hablado con floricultores que dicen que están a un paso de un nuevo arancel que los dejaría 'en la calle', con banqueros que ven con terror un cierre de las operaciones bilaterales , y seguramente que si lo hubiera hecho con cafeteros, artesanos fruticultores, etc., hubiera pasado lo mismo. Me pregunto entonces, ¿dónde está la moral de los colombianos? Lastimosamente en Colombia logramos acomodar los valores a nuestro antojo. ¡Que tal! Entre pasarse un semáforo en rojo, cambiar una factura para menor retención o intervenir en un contrato con el Estado hasta el proceso 8.000 no hay otra conclusión: la doble moral. Es como una doble contabilidad. Resulta que todos se preocupan por la situación de si Estados Unidos nos ataca comercialmente, pareciendo que es más importante el PIB y la supervivencia económica que la supervivencia moral. Lo increíble es que cuando Holguín lo dice todos los doblemoralistas salen a decirle que no sea tan extremista, haciéndose los de la vista gorda ¿Extremista? Por favor, ¿y los valores qué? En fin, dan ganas de llorar. Como pequeño empresario dejaría cuatro años de esfuerzo para unirme al paro empresarial cueste lo que cueste, pero sintiéndome libre y digno. Ahora, intentaré dormir.Carlos Largacha Martínez Bogotá

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com