Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/14/2008 12:00:00 AM

De Piedad Córdoba

De Piedad Córdoba, Edición 1363, Sección Cartas De Piedad Córdoba
Empiezo por expresarles mi inconformidad y rechazo con la portada que presenta esa revista en la edición # 1362, bajo interrogante ‘¿Deschavetada?’, en cuya composición semántica y diagramación se visibiliza el interés por caricaturizarme de manera degradante. Pienso que esa carátula se podría tomar como una expresión más de la ‘mala leche’ de mis malquerientes, si no fuera porque se trata de la presentación de un desacostumbrado editorial cargado de adjetivos descalificadores y agresivos, que afectan mi dignidad de mujer y me colocan en la mira de los homicidas de la paz.
En tal sentido, dar por sentado que los “correos” que le han sido suministrados a SEMANA– y de manera selectiva a otros medios– son escritos y ‘firmados’ por mí como “corresponsal” de las Farc, es un infundio.

De otra parte, debió tener en cuenta SEMANA que ni siquiera la Interpol pudo ocultar las evidencias de manipulación de los computadores y se vio obligada a firmar que “48.055 archivos de los computadores de ‘Reyes’ fueron ‘abiertos’, creados y modificados por la Policía entre el primero y el 13 de marzo” y que “el acceso a los datos contenidos en las citadas pruebas no se ajustó a los principios reconocidos internacionalmente para el tratamiento de pruebas electrónicas por parte de los organismos encargados de la aplicación de la ley” (conclusión No. 2b, subrayado mío)
Niego rotundamente, de manera clara y categórica, que yo haya sido la autora o inspiradora de esos ‘escritos’ que supuestamente el general Óscar Naranjo y el ministro de Defensa Nacional, Juan Manuel Santos, hallaron en el ‘computador de ‘Raúl Reyes’’. Computador mágico del cual están haciendo uso inescrupuloso el gobierno del presidente Uribe Vélez y su ministro de Defensa, para liquidar políticamente a quienes nos oponemos a su ilegítimo mandato. Una cosa no puede ser algo y lo contrario al mismo tiempo, han sido los clásicos de la lógica.

Personalidades muy sobresalientes de la sociedad civil, analistas del discurrir público nacional e internacional, así como académicos y científicos sociales, que me han hecho llegar su abrumadora solidaridad, encuentran en este desproporcionado y múltiple ataque mediático un intento de ‘equilibrar’ con sindicaciones a la oposición legítima los dos problemas mas apremiantes que tienen en jaque la moralidad pública y la concepción democrática del gobierno Uribe Vélez: La para-política y la ‘Yidis-política’, patologías cuyo origen y desarrollo tienen nombre propio y asiento en la Casa de Nariño.
Pero, en aras de la convivencia, yo dejaría todo de ese tamaño, así deba pagar el costo del maltrato mediático y gubernamental. No obstante, lo que advierto es que en el fondo, el aparato del régimen mafioso se está moviendo a toda velocidad para impedir la realización de un probable Acuerdo Humanitario y, como consecuencia, oponerse a una salida política al conflicto interno armado que padecemos desde hace 60 años.

Su vaticinio infausto y sus deseos crueles no me arredran ni me harán bajar la guardia. Ejerceré el mandato universitario por la paz que miles de estudiantes me han conferido en todo el país y desarrollaré las acciones que las familias de los secuestrados(as) me han encomendado. Pronto estaré de nuevo ofreciéndole resultados positivos al país.

Piedad Córdoba Ruiz
Senadora de la República


EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.