Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/2/1996 12:00:00 AM

LAS CAUSAS NO SON ESAS

LAS CAUSAS NO SON ESAS LAS CAUSAS NO SON ESAS
El talante iconoclasta del señor Antonio Caballero se siente un poco desilusionado que no hayan aplaudido al señor Serpa en el foro de Anif, cuando dijo que las causas de la violencia eran la pobreza y la inequidad social.No se puede seguir sosteniendo este sofisma pues se ha demostrado que países más pobres que Colombia y más atrasados presentan índices mucho menores de violencia que el nuestro y eso a pesar de que aquí el número de pobres ha rebajado del 30 por ciento al 14 por ciento en los últimos 15 años.Las bonanzas cafetera, bananera, esmeraldera, petrolera, marimbera, cocalera, amapolera, con la irrigación de 5.000 a 7.000 millones de dólares anuales ha traído más violencia por todas las zonas así 'beneficiadas' y mayormente en las grandes ciudades donde la pobreza es menor que en el campo.Más bien hay que buscar las causas en el exceso de dinero repartido por esas zonas, y la ambición desmedida de todos por el dinero fácil, es decir falta de educación moral y ética en colegios y escuelas.Valdría la pena que por cada millón de pesos gastado en fuerza pública se gastara otro tanto en educación cívica, técnica y moral y no tanto en los centenares de universidades que pululan sacando doctorcitos en todo.Carlos Luchau CuervoBogotá

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.