Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/2000 12:00:00 AM

Por el lenguaje labio-facial

Mil y mil gracias por el estupendo contenido de la revista que cada ocho días me permite una actualización permanente en el acontecer de nuestra patria y resto del mundo.

Por el lenguaje labio-facial Por el lenguaje labio-facial
Mil y mil gracias por el estupendo contenido de la revista que cada ocho días me permite una actualización permanente en el acontecer de nuestra patria y resto del mundo.

Gracias, igualmente, por la difusión de logros de personas con discapacidad —en la edición #930—. Por lo que a mí toca, padezco sordera profunda bilateral ¡pero no soy minusválida! (Gracias al buen Dios, y a personas que estuvieron de mi parte cuando los necesité, pude sacar adelante mis aspiraciones: terminar mis estudios de derecho en la Universidad de Antioquia, y especialmente, la de llegar a ser juez, cargo que ostento ahora, luego de superar los concursos de rigor).

El objeto de la presente es manifestar mi respetuoso, pero profundo disenso, acerca del proyecto de mi compañera de silencio, entrevistada por ustedes, la señora Deisy Franco, de impulsar para los niños sordos, el estudio del lenguaje de señas. Esto es un fatal error. Lo que hay que impulsar para estos infantes es el estudio del lenguaje labio-facial, que será el que les permitirá, no sólo estudiar en colegio regular, es decir, no especializado, sino desempeñar adecuadamente la función para la cual se van a preparar. Prueba irrebatible de esto, es que, en Colombia hay algunos sordos con título universitario, y todos, absolutamente todos, dominan la lectura labial, aunque claro, también saben el lenguaje gestual. En mi sentir, este lenguaje sólo es necesario para personas que por problemas en su aparato de la fonación, no pueden emitir sonidos, pese a que pueden oír.

En este tema de la educación para limitados, hay mucha tela para cortar y los especialistas tienen la palabra. Pero quiero terminar con la siguiente reflexión: si yo me voy para Francia, debo aprender francés, y no esperar a que los franceses aprendar hablar antioqueño... ¡Sentido común, divino tesoro!

Hasta una nueva oportunidad

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.