Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/19/2000 12:00:00 AM

Que recapacite

Como asiduo lector de su excelente revista, observo con sorpresa en la última publicación uno de los apartes de la sección Confidenciales,

Que recapacite Que recapacite
Como asiduo lector de su excelente revista, observo con sorpresa en la última publicación uno de los apartes de la sección Confidenciales, específicamente lo referente a ‘Unicef al exilio’. Es increíble que una organización internacional tan importante, piense por un solo instante trasladar la sede de la ciudad de Bogotá justificando su decisión en la no aceptación por parte de cuatro candidatos a ocupar las vacantes en la oficina de Colombia. Vale la pena que este organismo internacional recapacite su decisión y si se trata de ocupar estas vacantes despreciadas por extranjeros, en Colombia existen profesionales de altísimas calificaciones, sobrados de méritos y trayectoria que podrían llegar a ocupar estos cargos. Unicef de esta manera, aun por pequeño que sea su efecto en la generación de empleo, podrá contribuir a darle trabajo a cuatro colombianos que con seguridad van a cumplir con los perfiles exigidos para los cargos en mención y dar un voto de confianza en que nuestro país, a pesar de todos sus problemas, es importante para la comunidad internacional.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.