Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/17/2001 12:00:00 AM

Tiempo perdido

Me hallo en el sector de los polarizados lectores de Antonio Caballero que no

Tiempo perdido Tiempo perdido
Me hallo en el sector de los polarizados lectores de Antonio Caballero que no dejamos de maravillarnos de su escueta forma de hacer los análisis, que entre un blanco y un negro absolutos deja traslucir, ante complejas realidades sociales, los factores y propuestas más relevantes que se pueden deducir de la contradictoria realidad colombiana. Nunca lo comento. Pero esta vez resulta insoslayable porque atina a señalar (SEMANA #1.004) sobre el tiempo perdido de los negociadores del proceso de paz entre las Farc y el gobierno colombiano. Muy doloroso porque lo que está entre estos períodos es la vida de cientos y quizás miles de colombianos. Un tiempo perdido porque ninguno de los dos asumió como propio el componente fundamental de la guerra en Colombia: el de las drogas prohibidas.

En el tiempo de la globalización a Colombia le tocó asumir el más sucio de los comercios: el intercambio de drogas por armas. Los dos negocios ilegales de mayor rentabilidad mundial (pero también entre los legales): 600.000 millones de dólares el de las drogas, 900.000 millones de dólares el de las armas (al año, según la ONU). Un negocio que deja la totalidad de sus ganancias en el sistema financiero mundial, fundamentalmente el de Estados Unidos, donde no está prohibido el lavado de dinero. En palabras resumidas: los colombianos ponemos la sangre para que el gran capitalismo mundial se mantenga. Capitalismo al que contribuyen las Farc. Si esta organización no ha tenido pelos en la lengua para hablar en contra del imperialismo extraña su tibieza para poner el tema en la mesa de negociación y con ello, las propuestas de un cambio radical de política que debe tener el gobierno colombiano frente al problema de las drogas.

Felicitaciones por esa crítica tajante y sin aguas medias que nos deja ver con la claridad del blanco y negro, entre tanto bombardeo informativo, tanto en lo nacional, como frente a la compleja guerra neofascista en Israel.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com